upc4

MIRIAM BRETÓN MORA

“La Jornada Mundial de la Juventud Lisboa 2023, fue una experiencia inolvidable que, junto con millón y medio de jóvenes, recordaremos toda nuestra vida”, así inicia Leticia Ponce relatando su experiencia en la Jornada Mundial de la Juventud que se realizó el pasado mes de agosto. Ella ha estado varios años participando en el movimiento católico Familia Educadora en la Fe, donde ha formado su fe y ahora pudo vivirla de una forma muy intensa al lado de varios jóvenes que, como ella, experimentaron el amor de Dios en tierras muy lejanas.

“Desde que llegamos a Vila Nova de Caparica, una colonia a las afueras de Lisboa, conocí a Mariana y a Chuy, quienes, como muchos jóvenes, vinieron en busca de su vocación y bastaron unos cuantos días para que nos convirtiéramos en grandes amigos”, continúa Leticia relatando la emoción de encontrarse con tantos muchachos que estaban ahí por un mismo motivo: El amor a Dios. “Se sentía Cristo presente entre nosotros. Éramos jóvenes de más de 180 países y me di cuenta que éste era el claro ejemplo de la paz y la unión entre naciones”.

La visita a Fátima fue uno de los lugares que mayor impacto tuvo en ella, pues además de tener momentos muy profundos de oración, se enteró del milagro de una joven de 16 años que pudo recobrar la vista: “Ha abierto los ojos y ver perfectamente… Esto ha sido una prueba de fe, ¡la Virgen le ha hecho un regalazo!”, platica Leticia de lo que sintió cuando se enteró de este acontecimiento que sucedió en ese lugar.
En este evento no podía faltar la hermosa experiencia de escuchar al Papa, quien se dirigió a ellos con estas palabras:

“Dios nos ama como somos… Jesús me llamó por mi nombre, somos amados como somos, sin maquillaje… Ninguno de nosotros es cristiano por casualidad, ninguno de nosotros es un número, sino que es un rostro, es una cara, es un corazón… No somos la comunidad de los mejores, somos todos pecadores, pero somos llamados, así como somos, porque para Jesús cada uno de ustedes le importa. En la Iglesia hay espacio para todos, en la Iglesia ninguno sobra, ninguno está de más… no tengan miedo, tengan coraje”.

También el último día, en Misa el Papa logró motivar a los jóvenes con palabras con mucho sentido para ellos: “Nos volvemos luminosos y brillamos cuando, acogiendo a Jesús, aprendemos a amar como Él”, y les pidió que compartieran este mensaje con más personas que lo necesiten.

Entre conciertos, conocer organizaciones dentro de la Iglesia que ayudan en diferentes ámbitos, y vivir momentos de oración y paz, los días se pasaron muy rápido”, nos comenta Leticia y concluye con lo siguiente:

“Un amigo que conocí allá reflexionó conmigo que estábamos durmiendo en el piso no más de 5 horas diarias, comiendo relativamente poco, caminando más de 15 km diarios bajo el sol y deshidratados, más nunca dejamos de saltar, de cantar y de orar fervientemente, ¿de dónde sacamos la energía?, no hay explicación, sólo Dios”.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.