upc4

PBRO. JOSÉ MARCOS CASTELLÓN PÉREZ

Este domingo pasado, 7 de abril, se llevó a cabo el primer debate de los candidatos a la presidencia de la República: la Dra. Claudia Sheinbaum Pardo, el Lic. Jorge Álvarez Máynez y la Ing. Xóchitl Gálvez Ruiz, organizado por el Instituto Nacional Electoral y moderado por los periodistas Denise Maerker y Manuel López San Martín.
El formato del debate fue tan acartonado que dejó a los contendientes enredados en el tiempo y con un sinfín de preguntas sin responder. Los moderadores intervenían casi como quien dirige un programa televisivo de concursos, en el que el participante tiene qué responder a la pregunta en un determinado tiempo apretando un botón; no se les permitió cuestionar, orillar a sacar la casta de quienes aspiran a la silla presidencial.
El formato fue, más bien, una especie de entrevista compartida con preguntas hechas por ciudadanos de todas las regiones de la República, recogidas y condensadas por el ITESO. Quizá las preguntas sean lo más rescatable del debate, es el triunfo de los ciudadanos frente a unos candidatos sin luz, sin carisma y sumamente autorreferenciales. Lástima que no haya otros. Las preguntas fueron las que ganaron porque hacen ganar a una ciudadanía que está cansada de la vieja política partidista con sus artimañas corruptas y de la superficialidad de la también llamada nueva política, que piensa que cambiar el rumbo es ponerse unos tenis y tomar alcohol de forma desinhibida.
Las preguntas reflejan a una ciudadanía que está cansada de las mentiras y corrupción de quienes nos han gobernado hasta ahora, que son los mismos (pensemos en el dinosaurio de Bartlett y en los chapulines, comenzando con el presidente que ha transitado del PRI a MORENA, pasando por el PRD) disfrazados solamente de diferente color.

Una ciudadanía que está harta de que no haya educación pública de calidad, ahora ideologizada para atarantar a los súbditos del sistema; cansados de ser de los países peores calificados en materia educativa.

Los ciudadanos están cansados del fracaso del sistema de salud, del abandono a los enfermos, de la falta de medicina, de promesas incumplidas de todos los gobiernos, de un IMSS que sólo ha traído bienestar a los políticos rapases. Es cierto, ya nuestro sistema de salud es como el de Dinamarca, pero en tiempos del rey Erick V del s. XII.
México está cansado de sus gobiernos que pactan con el crimen organizado, de la violencia del crimen que campea a sus anchas por más de un tercio del territorio. La ciudadanía está harta de la ineficacia del gobierno en materia de seguridad, de su complicidad, de su claudicación; no se quiere la guerra ni más violencia, sino eficacia, sea como sea, pero ya. Se anhela la paz y la seguridad, que, desgraciadamente, cada vez se ve más lejos.
Ganaron las preguntas, los candidatos perdieron: ensimismados, autorreferenciales, incapaces de escucha y empatía, decepcionantes. Defendiendo su triunfo en el debate, no entendieron…
Parafraseando a Paquita, podemos preguntarles: “¿Me estás oyendo, …?”

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.