upc4

A un año de celebrar de la intercesión de La Virgen de Zapopan acaecida
el 13 de junio de 1821, con la entrada pacífica de las tropas que
juraron la independencia de la Diputación Provincial de Guadalajara,
nos encontramos en una coyuntura que involucra nuevamente a esta imagen mariana con el ahora Estado de Jalisco efeméride bicentenaria que se celebrará en 2023.

Héctor Quintero López

Nos encontramos en una coyuntura que nuevamente involucra a Nuestra Señora de Zapopan y a la historia local del ahora estado de Jalisco. En junio de 1821 el General Brigadier Pedro Celestino Negrete, representando a Iturbide en la Diputación Provincial de Guadalajara, la noche del 12 de junio se reunió en la villa de San Pedro Tlaquepaque con los jefes militares de esta soberanía su adhesión al Plan de Iguala, que hicieron pública la mañana siguiente en las calles del poblado y ante los sorprendidos transeúntes que se dirigían a la capital del reino, que en esos momentos se disponía a recibir la imagen de la Virgen de Zapopan que hacía su entrada pública y solemne en la ciudad episcopal, con la magna procesión del templo de Santa Teresa a la Catedral, de modo que en el transcurso de esa tarde los que vitoreaban a la Zapopana mezclaron sus voces con las de los milicianos que bajo la divisa “independencia o muerte” hicieron pública su voluntad sin que nada se los impidiera.

Pactando el 14 de junio la adhesión al Plan de las Tres Garantías con los representantes de la Diputación Provincial de Guadalajara, de los cabildos civil y eclesiástico, del claustro de la Universidad, corporaciones religiosas y órganos de gobierno que juraron la Independencia en el Occidente mexicano. De ahí que a escasos días el síndico Urbano Sanromán postulara ante el cabildo, la petición de los tapatíos confiriendo a la Virgen de Zapopan el rango supremo como Generala y Patrona de Armas, patrocinio que se juró el 15 de septiembre siguiente en la catedral tapatía, condecorando a la venerable imagen con la banda de divisionaria y simbólico bastón de mando, en presencia del excelentísimo señor Juan Cruz Ruíz de Cabañas, quien presidió la ceremonia religiosa.  

Con esta jura, las autoridades civiles del Reino se comprometieron por sí y por sus sucesores a celebrar anualmente el aniversario de este patronato con misa solemne y panegírico, de modo que como ya se ha dicho, esta ceremonia fue “el primer acto oficial del Imperio Mexicano”.

Por eso, nada extraño resulta afirmar que lo mismo pasó al crearse la república mexicana y el Estado Libre y Soberano de Xalisco, en junio de 1823, y se convalidó el rango que ya tenía la venerable imagen como Generala de Armas del estado, acontecimiento pionero para la república y para el sistema federal adoptado.

Luis Quintanar encabezó por acá el movimiento político que coronó la Independencia y libertad del estado de Jalisco. Con este suceso se declaró por parte de la Diputación Provincial que se debería celebrar este episodio de la historia con la presencia de las corporaciones eclesiásticas, civiles y militares en la Santa Iglesia Catedral, ante la milagrosa imagen de María Santísima de Zapopan,  reconociéndola por bando del 21  de junio de 1823 como: Generala y Protectora universal del estado libre de Xalisco, revistiendo a la venerada imagen con las correspondientes insignias de su rango: bastón de mando y banda generalicia, quedando asentado en el primero de sus decretos. El cual señala que la ceremonia se llevaría acabo de la siguiente manera:

A las nueve del día pasara dicha Corporación con las demás Eclesiásticas, Civiles y Militares a la Santa Iglesia Catedral a la festividad de NUESTRA SEÑORA DE ZAPOPAN, GENERALA Y PROTECTORA UNIVERSAL DEL ESTADO LIBRE DE XALISCO: concluida la función se dirigirá la misma Diputación con toda la comitiva a el Salón de Palacio, y leyéndose este Plan en señal de dicho pronunciamiento pasara luego a dar gracias al Supremo autor de las sociedades, por medio de un solemne Te Deum en la propia Santa Iglesia, con lo que concluirá la celebridad, quedando todos obligados a el cumplimiento y obediencia de los artículos preinsertos en el mismo Plan. Dado en Guadalajara a 21 de Junio de 1823. 

En estas circunstancias, estamos en puerta de celebrar el bicentenario del Patrocinio de esta imagen mariana tan arraigada al pueblo jalisciense, que como en otras ocasiones, la mediación celestial de la Madre de Jesucristo, ha manifestado el favor que tiene para traer la paz y la concordia a quienes la invocan confiados en el Occidente mexicano.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.