upc4

San Hipólito de Roma

PBRO. ADRIÁN RAMOS RUELAS


Un teólogo es un estudioso de Dios. San Hipólito se destacó, precisamente, por ser un gran teólogo y mártir cristiano del siglo III. A él se atribuye toda una tradición litúrgica. Aunque tuvo épocas en las que se apartó de la Iglesia, fue recibido en la misma en la que entregó su alma antes de morir.
Nació hacia el año 170, muy probablemente en Roma. Poco se sabe sobre su origen y primeros años.
Fue Presbítero de la Iglesia de Roma a principios del siglo III. Se dice que fue discípulo de San Ireneo.

Se distinguió por su cultura y elocuencia, así como por su rigurosidad. Entró en conflicto con el Papa Ceferino porque éste defendía la herejía cristológica de los monarquistas modalistas que, según ellos, toda la Trinidad moraba en Cristo.

Hipólito también se mostró en contra del proceder de la Iglesia, cuando el Papa Calixto intentó extender la absolución a los pecados graves como el adulterio. Además, acusó a Ceferino y Calixto de dañar la disciplina de la Iglesia al permitir el reingreso de los miembros excluidos debido a ofensas graves. Después de la elección de Calixto, decidió retirarse de la comunidad romana para encabezar su propia congregación. Como antipapa, reinó en oposición durante los pontificados de Urbano I y Ponciano, con quien fue exiliado en el 235, luego de ser capturado durante la persecución a los cristianos por el emperador Maximino.
Murió reconciliado con la Iglesia y con su rival Ponciano. El Papa San Fabián hizo que llevaran sus cadáveres a Roma para que tuvieran un entierro solemne en el año 236.

Antes de morir, Hipólito y Ponciano pusieron fin al cisma que agobiaba a la Iglesia, renunciando a su cargo para permitir la elección de un sucesor: San Antero.
Hipólito fue también un laborioso recopilador y erudito. Su obra más importante es “Refutación de todas las herejías”. En ésta, buscaba demostrar que las diversas herejías cristianas tenían su origen en las falsas filosofías paganas.
También escribió varios trabajos de exégesis, como los comentarios sobre el profeta Daniel y el
Cantar de los Cantares, y se le ha reconocido por su trabajo en Derecho Canónico. Fue autor de la Tradición Apostólica. Su fiesta se celebra el 13 de agosto, precisamente junto a San Ponciano.

¿Qué podemos aprender de él?

1-. Su amor y celo por la Iglesia, a la cual defendió y con la cual logró reconciliarse antes de morir.

2-. Su humildad, al renunciar a su cargo para reconocer al legítimo sucesor de San Pedro.

3-. Su gran erudición, fue un gran escritor, historiador y liturgo, y puso sus dones al servicio de la Madre Iglesia.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.