upc4

SERGIO PADILLA MORENO

Inició septiembre y nos preparamos para las celebraciones patrias, por lo que es un buen pretexto para echar un breve vistazo al desarrollo de la música de concierto (sinfónica, sacra y ópera) surgida del talento e inspiración de algunos notables compositores mexicanos, tanto los nacidos aquí como venidos de España, pero quienes hicieron su carrera artística en estas tierras

El conocimiento y estudio de música en tiempos prehispánicos está en pleno desarrollo de la mano de reconocidos investigadores y por eso sabemos que los ritmos y cantos de los pueblos que habitaban estas tierras estaban relacionados con los ritos religiosos, las fiestas y la guerra. En el México virreinal el desarrollo de la música fue extraordinariamente rico en el terreno de la música sacra (misas, himnos, villancicos, etc.), hecho que sabemos gracias a notables recuperaciones documentales en los archivos eclesiásticos de las catedrales de México, Guadalajara y Puebla. Son muchos los compositores de la época colonial, tanto criollos como mestizos, cuyos nombres van saliendo a la luz y se dan a conocer paulatinamente muchas de sus obras. Nombres como Juan Gutiérrez de Padilla, Manuel de Sumaya y Manuel Arenzana, autor de una obra altamente apreciada como los Maitines para Nuestra Señora de Guadalupe.
Muchos de estos compositores fueron fieles, lógicamente, a los cánones estilísticos de la música europea, pero sí le agregaron un especial tono propio de estas tierras, en lo que se conoce como el “barroco mexicano”.

Durante el Siglo XIX varios compositores mexicanos se formaron directamente en Europa, por lo que sus obras reflejan los estilos consagrados en aquellas latitudes. Nombres como Cenobio Paniagua y Melesio Morales son referencia obligada. Un compositor notable de ese siglo, que incorporó sonidos propios surgidos del folclore de estas tierras, fue el duranguense Ricardo Castro, creador de la ópera “Atzimba”

El Siglo XX fue el de mayor desarrollo en la música mexicana de concierto. Una característica estilística en los compositores de la primera mitad del siglo fue crear un nacionalismo de sabor propio, mediante la integración de los valores musicales de vanguardia en Europa, junto a elementos musicales autóctonos y folclóricos de las diversas regiones de México. Los músicos para recordar en esta etapa son Carlos Chávez, Manuel Bernal Jiménez, Manuel M. Ponce, Silvestre Revueltas, José Rolón, Clemente Aguirre y José Pablo Moncayo -famoso por ser el creador del celebérrimo Huapango, obra basada en sones veracruzanos en retoque de orquesta sinfónica-, sin olvidar a Blas Galindo, autor de los Sones de mariachi.

En la segunda mitad del Siglo XX los compositores se integraron a las tendencias de vanguardia y búsqueda de nuevos lenguajes y estilos musicales.
Recordemos a Mario Lavista, Manuel Enríquez, Federico Ibarra, Domingo Lobato y el muy querido Hermilio Hernández, quien fuera el reconocido organista de la Catedral Metropolitana de Guadalajara de 1961 a 2006. Muchas obras de todos estos compositores están grabadas y son relativamente fáciles de conseguir a través de diferentes plataformas, por lo que hay condiciones y posibilidades para escucharlas y apreciarlas.
El autor es académico del ITESO, Universidad Jesuita de Guadalajara – padilla@iteso.mx
Ricardo Castro, Intermezzo de Atzimba – Orquesta Sinfónica de Minería

Ricardo Castro, Intermezzo de
Atzimba – Orquesta Sinfónica de
Minería
Ricardo Castro, Intermezzo de
Atzimba – Orquesta Sinfónica de
Minería – YouTube

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.