upc4

ALBERTO ÁVILA RODRÍGUE Z Y JESÚS PARADA TOVAR

En ocasión de los 25 años de Semanario y de la Pastoral de la Comunicación, presentamos una nueva
sección en la que recuperamos los artículos publicados desde la primera edición de Semanario, en 1997.
Los textos periodísticos seleccionados pretenden reflejar el espíritu que siempre ha animado a esta publicación de la Iglesia de Guadalajara, que tiene como propósitos informar, formar y crear opinión, desde la visión de la Iglesia en salida, que acompaña los procesos de evangelización, tanto humanos,
como sociales y religiosos.

Comprometidos con la verdad, es el lema de la celebración de los 25 años en el compromiso con la familia, la niñez, los jóvenes, la promoción de los valores evangélicos, el respeto a la vida desde su
concepción hasta la muerte, y la libertad religiosa. En esta edición presentamos uno de los artículos de contenido social con nuestra narrativa periodística, de presentar situaciones que como sociedad
nos invitan a la reflexión en los temas más urgentes de nuestra región como el medio ambiente, la violencia, los derechos humanos, los migrantes, los desaparecidos y la pobreza.
Como Tema de la Semana, en la Edición Número 1000, del domingo 3 de abril del año 2016, se expone el caso de la contaminación de la Ribera de Chapala en varias comunidades, particularmente, la situación en San Pedro Itzicán, que pone en gravísima situación a las personas de mayor vulnerabilidad, como son los niños.

De varios años a la fecha, no pocas muertes han ocurrido a causa de insuficiencia renal y otros padecimientos paralelos, y hoy suman decenas de niños con esa enfermedad en las rancherías de San Pedro Itzicán y Agua Caliente, del Municipio de Poncitlán, Jalisco.
Ironías de la vida… Por donde quiera que se le busque, o se tienda la mirada, en todos los contornos del Lago de Chapala, no hay vista más hermosa ni paisaje más atractivo y completo del embalse mayor de la República, que desde los poblados ya mencionados del litoral Noreste, incluidas también las pequeñas
localidades de Chalpicote, La Zapotera y Santa María de la Joya.
Los historiadores no se ponen muy de acuerdo en cuanto a la etnia matriz de sus moradores, y hay quienes afirman que son descendientes de la raza náhuatl; mientras otros aseguran que provienen de los indios cocas. Lo cierto es que son comunidades densamente pobladas que, en la práctica, solamente hablan el español –con un tiple muy típico– y se fusionan nada más entre ellos para procrear. Sus rasgos son indígenas y mantienen costumbres ancestrales.
Parece ser que Itzicán (a escasos kilómetros al Oriente de Mezcala de la Asunción, que le da nombre
a la mayor isla del vaso lacustre, famosa por haberse fortifiado ahí valerosos indios insurgentes en años de la Guerra de Independencia) es un vocablo derivado del náhuatl, que se relaciona con la obsidiana, piedra negra puntiaguda que servía a los nativos para elaborar lanzas y picos… Y así de filosa es la situación de marginación y pobreza ahí en San Pedro, con casi 7,000 moradores, ahora agudizada por esa epidemia.
Un poco adelante hacia el Este, a 4 kilómetros, se ubica el Rancho Agua Caliente, con poco más de mil
habitantes que, efectivamente, al borde del Lago tiene importantes brotes de aguas termales, utilizables
para un rato de chapuzón de los chiquillos, pero perjudiciales y lentamente mortales para el consumo humano, aunque se les enfríe y luego se les hierva para consumirlas, a falta de agua potable.
PANORAMA DESOLADOR Y PREOCUPANTE
A principios de marzo (2016), Semanario hizo un recorrido por la zona, a invitación expresa del licenciado
en psicología Enrique Lira Coronado, responsable de Enlace Institucional del Foro Socioambiental GDL, efectuado el domingo 14 de febrero en las instalaciones del Instituto Bíblico Católico, y al cual se
prometió dar seguimiento en cuanto a sus propuestas y resoluciones. Entre las casi 20 ponencias del foro,
sobresalió el angustioso llamado a la sociedad y autoridades de Jalisco para ocuparse de este asunto sanitario.

Involucrado desde hace dos años, directa y presencialmente, en la atención al problema, Lira Coronado refirió que “estos reportes de enfermedades datan de más de 10 años. Los vi en internet, y me interesó conocer sus sufrimientos y compartirlos con ellos.
Lo primero que descubrí es que no hay una sola fuente de agua potable de buena calidad en toda esa región, pues la que dicen que puede tomarse sale humeante; la suben por tubería hasta una especie de pirámide para que se enfríe y escurra; pero, aun así, llega caliente a través de los ductos. Y a efecto
de poder bañarse en casa, la orean por más de una hora. Incluso, la gente más pobre así la emplea desde hace años hasta para beberla.
“Han muerto jóvenes de 15 a 18 años, en la flor de su edad, hasta que el riñón les aguanta. En abril de 2015 falleció en mi casa de Guadalajara, donde recibo y hospedo a quienes viajan para ser dializados, una muchachita, Marisol, por insuficiencia renal, y un poco antes había muerto Lorenzo, un primito suyo, de 3 años, por lo mismo.
Tan solo en Agua Caliente, hoy en día se atiende con diálisis a por lo menos 5 pequeños, aunque ya ha habido varias muertes. Y no se diga en San Pedro Itzicán, que es más grande”.

NO HAY DINERO QUE ALCANCE
A la insuficiencia renal, creciente, se adhiere la insuficiencia económica. Suele haber algunos apoyos pecuniarios y materiales, tanto del Ayuntamiento de Poncitlán como del DIF y de organismos y personas altruistas; pero el auge de la incidencia hace insolventes los intentos de ayuda.
Baste referir, como muestra, que el lunes 7 de marzo, cuando Semanario hizo una inspección física del lugar, coincidió una brigada de la Secretaría de Salud para efectuar estudios preliminares, detectando, en primera instancia, alrededor de 160 casos de afectación renal incipiente, únicamente entre 400 alumnos de primaria y de secundaria en Agua Caliente.
“Ya en tratamiento –continuó Lira Coronado– hay una docena de menores que deben ser traídos al Hospital Civil de Guadalajara hasta tres veces por semana, y erogar lo del pasaje, alimentación
u hospedaje, en su caso. Es absolutamente indispensable que alguien los acompañe, porque con la diálisis se debilitan mucho y se marean o se desmayan.
De San Pedro Itzicán, viajando por Mezcala con ruta por Chapala, cada pasaje a Guadalajara cuesta unos
50 pesos. Por Poncitlán, que está a 8 kilómetros, el boleto personal sale en unos 60 pesos. La mayor parte de los enfermos carece de dinero para su tratamiento y se deja morir poco a poco.
En ocasiones, se les facilita transporte oficial del Ayuntamiento, del DIF, del Seguro Popular o de instituciones humanitarias tapatías. Sin embargo, cada venida les supone, aproximadamente, 300 pesos. Adicionalmente, cada hemodiálisis cuesta entre mil y mil 200 pesos. Así, las familias se ven precisadas
a trabajar muy duro para solventar los gastos. Y, lo peor, a seguir consumiendo de esa agua dañina, con tal de sobrevivir, malcomiendo y afrontando otras carencias”.

Recomendación 2022

Norma Angélica Trigo

A seis años de estos testimonios, parece que son de hoy, porque la situación prácticamente es la
misma o ha empeorado, personas enfermas con daño renal y carencias de atención médica, descargas de aguas residuales y la contaminación en el Río Santiago no han cambiado. Incluso el 30 de junio de este año, la Comisión Nacional de Derechos Humanos emitió una recomendación a diversas instancias.
Es la No. 134 /2022:

“Sobre el caso de las violaciones a los derechos humanos a un medio ambiente sano, al agua y saneamiento, a la salud y al principio del interés superior de la niñez, derivado de la contaminación
en el Río Santiago, en el Estado de Jalisco”.

Entre las dependencias involucradas, la CNDH cita a la CONAGUA, SEMARNAT, COFEPRIS, COPRISJAL,
PROAGUA, SIAPA, Secretaría de Salud Jalisco y PROFEPA, así como ayuntamientos de Juanacatlán, Poncitlán y el Salto, entre muchas otras.

LA CNDH PIDE A LA CONAGUA:

  1. Formular la política hídrica nacional y los lineamientos para jerarquizar inversiones en obras
    públicas de infraestructura hídrica.
  2. Participar en mecanismos de financiamiento de obras y servicios en la materia en favor de
    los Estados y los municipios, y a solicitud de parte.
  3. Fomentar y apoyar el desarrollo de los servicios públicos urbanos y rurales de agua potable,
    alcantarillado, saneamiento de aguas, en coordinación con los gobiernos de los Estados y los
    municipios.
  4. Expedir los permisos de descarga de aguas residuales a cuerpos de agua nacional y llevar el Registro
    Público de Derechos de Agua.

Lo invitamos a leer el artículo completo en la página:
https://arquimediosgdl.org.mx/grave-epidemia-en-la-ribera-dechapala/

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.