upc4

Sr. Fernando Vargas, MLSR

Jesucristo es el rostro de la misericordia del Padre, “rico en misericordia” (Ef 2,4), quien en la plenitud del tiempo  (Gal 4,4), envió a su Hijo nacido de la Virgen María para revelarnos de manera definitiva su amor.

La misericordia es esta acción concreta del amor que, perdonando, transforma y cambia la vida. Dios es misericordioso (cf. Ex 34,6), su misericordia dura por siempre (cf. Sal 136), de generación en generación. Estas mismas palabras son puestas en boca de María en su encuentro con Isabel refiriéndose a Él: “Su nombre es Santo y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación”.

La misericordia se revela como una dimensión fundamental de la Misión de Jesús, ahora bien, siendo la Iglesia la continuadora de la Misión de Jesús, tiene entonces que ser testimonio de la Misericordia del Señor. La Esposa de Cristo hace suyo el comportamiento del Hijo de Dios que sale a encontrar a todos, sin excluir ninguno.

Pero ninguno como María ha conocido la profundidad del misterio de Dios hecho hombre. Todo en su vida fue plasmado por la presencia de la misericordia hecha carne. La Madre del Crucificado Resucitado entró en el santuario de la misericordia divina porque participó íntimamente en el misterio de su amor.

Elegida para ser la Madre del Hijo de Dios, María estuvo preparada desde siempre por el amor del Padre para ser Arca de la Alianza entre Dios y los hombres. Custodió en su corazón la divina misericordia en perfecta sintonía con su Hijo Jesús. Su canto de alabanza, en el umbral de la casa de Isabel, estuvo dedicado a la misericordia que se extiende de generación en generación. También nosotros estábamos presentes en aquellas palabras proféticas de la Virgen María.

Al pie de la cruz, María, es testigo de las palabras de perdón que salen de la boca de Jesús, atestigua que la misericordia del Hijo de Dios no conoce límites y alcanza a todos sin excluir a ninguno.

Por eso, este Próximo XVI Congreso Diocesano del Santo Rosario, quisimos tomar como lema María, Mujer y madre de Misericordia, que junto con la Iglesia, camina en Sinodalidad, desde la perspectiva de la Misericordia, lo cual nos hará reflexionar a esta invitación apremiante a tener claro dónde tenemos que comprometernos necesariamente. Y a descubrir que la tentación de quedarse en la teoría sobre la misericordia, se supera en la medida que ésta se convierte en vida cotidiana de participación y colaboración (MM 20).

Los esperamos el Sábado 5 y Domingo 6 de Octubre de 2019 de 9:30 am a 6:00 pm, en el Santuario de los Mártires de Cristo. Entrada Libre.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.