upc4

Juan Carlos Núñez Bustillos

En todo conflicto las partes tienen interés en que se conozca su versión. Desde un pleito de pareja hasta en una guerra internacional quienes pelean buscan difundir su “verdad”. Esto ocurre por dos razones.

La primera es para autojustificar la propia actuación. Buscamos convencernos a nosotros mismos de que tenemos la razón y de que, además, tenemos razones para tomar ciertas acciones. Aunque existen personas cínicas que saben que obran mal y manipulan deliberadamente el lenguaje, existe una propensión a que justifiquemos frente a nosotros mismos nuestro actuar.

La segunda es para ganar simpatías y aliados. Buscamos convencer a los demás de que tenemos la razón y de que lo que hacemos es lo que cualquier otra persona también haría en nuestro lugar.

En el caso de una guerra, con mayor razón se hace un uso interesado de la información. Además de ganar en el campo de batalla, los participantes buscan ganar la batalla de las conciencias. Y para ello no escatiman ningún recurso y prescinden de cualquier consideración ética.

Por ello se dice que la primera víctima de la guerra es la verdad. Los contendientes harán lo que haga falta para ocultar lo que no les convenga y para mentir deliberadamente a fin de sacar provecho de ello.

Ya en 1830, el militar prusiano Clausewitz hablaba de la “niebla de la guerra” que no deja ver con claridad lo que ocurre. Si a ello se suma el interés de las partes, será muy difícil saber qué realmente sucede.

Javier Darío Restrepo, periodista que cubrió seis guerras, me dijo sobre este tema: “La guerra de por si trae confusión y por eso la actuación de un periodista en un conflicto armado es muy exigente pues tiene que ofrecer a sus lectores un material desprovisto de esta neblina, y esa neblina es inducida por el interés de cada parte [que busca] utilizar la información como un arma y el periodista tiene que desarmar esa información.

La manera de hacerlo es comprobarla, examinando con gran cuidado la información de las fuentes y, sobre todo, acudiendo hasta donde sea posible a la constatación personal y directa de los hechos”.

Esta es una de las razones por la que es imprescindible que existan medios de comunicación independientes y fuertes que tengan la capacidad de enviar a sus propios reporteros a la guerra.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.