upc4

JUAN CARLOS NÚÑEZ BUSTILLOS

Vivimos tiempos violentos en los que la comunicación es un instrumento para agredir a quienes piensan de manera distinta.
Desde el poder se alienta la discordia. Se utiliza un lenguaje agresivo, con más apodos y adjetivos que argumentos. En las redes sociales prevalecen los insultos y las descalificaciones. Respondemos desde el enojo, la emoción y la consideración de que los otros son enemigos. Nos sumamos de manera inmediata a los linchamientos públicos.
Las nuevas generaciones aprenden que es normal comunicarse desde la falta de respeto, la burla y el acoso. Nos agreden y agredimos a propósito de cualquier cosa, desde una opinión política hasta un partido de futbol.

Frente a ello se multiplican las voces e iniciativas que nos invitan a la pacificación y la cordura. Con este sentido, el Papa Francisco emitió su mensaje “Hablar desde el corazón”, en el que nos invita a comunicarnos cordialmente, a ser amables con los demás “para que la comunicación no fomente el rencor que exaspera, genera rabia y lleva al enfrentamiento, sino que ayude a las personas a reflexionar con calma, a descifrar, con espíritu crítico y siempre respetuoso la realidad”.

La amabilidad, dice el Papa, “no es solamente cuestión de buenas maneras, sino un verdadero antídoto contra la crueldad que, lamentablemente, puede envenenar los corazones e intoxicar las relaciones”.
Ser cordial no significa callar. Discutir nos ayuda a conocer otros puntos de vista para poner a prueba nuestras convicciones, fortalecerlas, pero también modificarlas. Nos ayuda ampliar la mirada.
Ser cordial significa asumir que la otra persona es digna de ser escuchada y que debemos considerar con apertura lo que tiene que decir. Analizarlo, ponderarlo y dirigirnos a ella con el mismo respeto que esperamos recibir de su parte.
Con frecuencia nos sentimos impotentes frente a la violencia desbordada. Parece que no podemos hacer nada. Pero hay algo, entre muchas otras cosas, que sí podemos hacer en nuestras comunidades: hablar con cordialidad. Con ello podemos, al menos, contribuir a construir relaciones más pacíficas en los entornos cercanos.

Francisco nos recuerda que “a veces, hablar amablemente abre una brecha incluso en los corazones más endurecidos”.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.