upc4

PBRO. MIGUEL GONZÁLEZ GÁMEZ

El término polarización, según el diccionario de la Real Academia Española de la Lengua, es un verbo que se define como “orientar en dos direcciones contrapuestas”. Si este término referido lo aplicamos a la vida social y política concluimos en la división de la sociedad en bandos que se alimentan de ideas distintas y luchan por el poder. Esto podríamos decir que es lo mas normal en la vida democrática que implica la confrontación de ideas en donde todo mundo piensa diferente.
La polarización social y política es un fenómeno que se ha presentado en todo el mundo, la radicalización de las ideas y posturas ante fenómenos sociales ha generado que se canonicen ideas supremacistas que atentan contra la dignidad del ser humano. Y ese es el principal riesgo cuando se sobreponen las ideas a las personas.
Si bien las luchas políticas están fundamentadas en las ideas, lo que urge revisar es si las ideas que originan los movimientos favorecen o atentan a la dignidad de la persona y favorecen el desarrollo y las libertades.
Por lo que urge dejar de lado los elementos emotivos para descubrir cuales son las particularidades de los movimientos que surgen en nuestro país.
Una de las tendencias en Latinoamérica es un desencanto por la vida democrática, así lo dice el informe de la Corporación Latinobarómetro en su informe 2023, donde afirma “La recesión se expresa en el

bajo apoyo que tiene la democracia, el aumento de la indiferencia al tipo de régimen, la preferencia y actitudes a favor del autoritarismo, el desplome del desempeño de los gobiernos y de la imagen de los partidos políticos. La democracia en varios países se encuentra en estado crítico, mientras otros ya no tienen democracia. En conclusión muchos latinoamericanos prefieren un gobierno autoritario que dé resultados renunciando a libertades y sosteniendo regímenes autoritarios, a un gobierno democrático donde la falta de acuerdos por las posturas radicales entorpezca el desarrollo del país.
Podríamos concluir que cuando la polarización en una democracia se vuelve extrema, propicia el estancamiento y el desencanto.
Algunos elementos que la propician:

  1. Una inmadurez ciudadana, dejando de lado el involucramiento en los asuntos públicos, renunciando a espacios de incidencia para generar equilibrio en las decisiones públicas.
  2. Una clase política poco profesional y ávida de recursos materiales, no busca ofrecer buenos resultados en la vida pública, solo busca vivir de ellos a costa de lo que sea. No le interesa una buena fama ni el reconocimiento público, les interesa tener dinero.
    Conclusión, en una democracia madura, hay posturas encontradas sanas, donde hay dialogo y puntos comunes. La polarización enferma, solo confronta y divide.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.