upc4

Desde el Corazón

QUERIDA LUPITA:
En una publicación tuya vi la invitación a un retiro para sanar heridas del aborto. Quiero agradecerte porque ha sido la mejor experiencia de mi vida. Vivía desesperada después de haberme practicado tres abortos. Me había confesado y aún cuando tenía el perdón de Dios, no podía perdonarme yo misma. Pero esta experiencia me ha llenado de ilusión. Quiero defender la vida de los pequeñitos concebidos para corresponder a la misericordia que ha tenido Dios conmigo.

Grace T.

HERMANA MÍA, GRACE:
Nuestra Madre la Iglesia suscita mil formas de ayuda para que nadie se sienta solo. Un feliz ministerio es EL VIÑEDO DE RAQUEL, que ofrece estas experiencias de encuentro con Dios quien sana con su infinita misericordia a todos los corazones que sufren.
El síndrome post-aborto es una realidad comprobada. Diversos países han implementado protocolos de ayuda para mujeres que sufren los síntomas de dicho síndrome.
Nuestro Creador conoce bien cómo nos hizo y por ello nos da recomendaciones para vivir en plenitud ya desde esta vida, encaminándonos al Cielo. Los 10 mandamientos y las bienaventuranzas nos clarifican el camino de la felicidad humana.

Cuando, usando nuestra libertad nos contrariamos, vivimos las inevitables consecuencias que nos traen dolor.
Este bendito dolor nos mueve al arrepentimiento, al deseo de cambiar de dirección y mirar a Jesús como Camino, Verdad y Vida.
Un proceso que tú has vivido en plenitud y que te lleva a decir con santa Isabel de la Trinidad:
“He hallado el Cielo en la Tierra, pues el Cielo es Dios y Dios está en mi alma”.

Y es que el camino al Cielo, ¡es ya el Cielo! Cuando elegimos hacer la voluntad de Dios, llega a nosotros una alegría inexplicable, el corazón se llena de paz e ilusión, de un deseo desbordante de llevar a Dios a todas partes, primero con nuestro testimonio y también con nuestras palabras.
Acerquémonos y acerquemos a otros a esta maravillosa madre que es la Iglesia, en ella encontramos refugio, alivio y comunidad. La Iglesia no es una casa para perfectos, es un hogar para todos. ¡Tenemos un Padre que nos pide amar!

Digamos con santa Teresa del niño Jesús: “Sí, he hallado mi propio lugar en la Iglesia, y este lugar es el que tú me has señalado, Dios mío. En el corazón de la Iglesia, que es mi Madre, yo seré el amor”.


Lupita Venegas/Psicologa
Facebook: lupitavenegasoficial

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.