upc4

MARCELO FIGUEROA

En estos tiempos de Adviento, en donde los cristianos peregrinamos hacia la celebración de la llegada del Príncipe de Paz, y en tiempos de Janucá en donde nuestros hermanos mayores encienden las luces de la milagrosa liberación, reconocemos en ellas buenas y verdaderas noticias.
Buenas noticias de paz, luz y liberación en tiempos de noticias falsas, guerras, oscuridad y esclavitudes. Buenas noticias que vienen de la sabiduría del kairos divino tangible e histórico y no de algoritmos artificiales, impersonales e inhumanos. El mal uso y el endiosamiento actual de la Inteligencia Artificial (IA) debe dar espacio al buen uso de la sabiduría del verdadero Dios de la historia. Por ello, el “Mensaje de su Santidad Francisco para la celebración de la 57 Jornada Mundial de la Paz”, difundido el 14 de diciembre tiene un significado oportuno, fundamental y universal. Se trata, una vez más de un mensaje ecuménico, ya que el mismo Papa Francisco expresa al inicio: “quisiera dirigirme al Pueblo de Dios, a las naciones, a los Jefes de Estado y de Gobierno, a los Representantes de las distintas religiones y de la sociedad civil, y a todos los hombres y mujeres de nuestro tiempo” En la fe cristiana, el Dios hecho hombre que habitó en un tiempo y espacio entre nosotros lleno de gracia y verdad (Juan 1, 14), revela un Jesús humano en quien converge y se convoca a la humanidad toda. Es la humanización de Dios que también se revela permanentemente en su Iglesia ofreciendo gracia y verdad frente a los cambios y transformaciones. Esta buena noticia para todos los tiempos de la humanidad incluye estas épocas de transformaciones en la IA un llamado a los derechos humanos.

En este mismo sentido, las palabras del Santo Padre en el Mensaje citado son muy iluminadoras: “Es necesario ser conscientes de las rápidas transformaciones que están ocurriendo y gestionarlas de modo que se puedan salvaguardar los derechos humanos fundamentales, respetando las instituciones y las leyes que promueven el desarrollo humano integral. La inteligencia artificial debería estar al servicio de un mejor potencial humano y de nuestras más altas aspiraciones, no en competencia con ellos”. “El respeto fundamental por la dignidad humana postula rechazar que la singularidad de la persona sea identificada con un conjunto de datos. No debemos permitir que los algoritmos determinen el modo en el que entendemos los derechos humanos, que dejen a un lado los valores esenciales de la compasión, la misericordia y el perdón o que eliminen la posibilidad de que un individuo cambie y deje atrás el pasado”. En la comunicación de la buena noticia, en estos tiempos de Navidad, es bueno recordar las palabras del teólogo protestante Karl Barth “¡Dejad que Dios sea Dios! ¡En Jesucristo!”. En la comunicación de las buenas y verdaderas noticias de reconciliación y paz a los hombres, el proyecto comunicacional del Jesús humano aleja el miedo de las falsas noticias de los profetas de turno. Profecías profanas hoy escondidos en “espiritualidades” encerradas entre muros, fundamentalismos del odio y provocadores de desencuentros y miedos, tristemente, aún entre hermanos.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.