upc4

Mtro. Rodrigo Peña Camacho. Coordinador Académico de la Licenciatura en Nutrición y Gastronomía

Universidad Marista de Guadalajara

28/08/2022

La alimentación es el proceso a través del cual ingerimos y obtenemos los nutrientes que nuestro cuerpo necesita y en el que intervienen procesos biológicos, psicológicos y sociales que determinan, en mayor o menor medida, la aparición de enfermedades cuando ésta no se lleva adecuadamente.

Hay que valorar la diferencia entre alimentarse y nutrirse. Alimentarse consiste en solo consumir alimentos para satisfacer una necesidad, como el hambre; nutrirse es consumir los alimentos de una manera adecuada para adquirir los nutrientes que nuestro cuerpo necesita.

De aquí surge el concepto de alimentación saludable, que tiene como características: que sea completa, integrando todos los grupos de alimentos; equilibrada, en cuánto a las cantidades ingeridas; suficiente, de acuerdo con los requerimientos de cada individuo; adecuada a la situación de salud; e inocua, cuidando que los alimentos estén preparados con todas las medidas de higiene. Cuando no se tiene una alimentación saludable, existe el riesgo de adquirir alguna enfermedad en cualquier momento de nuestra vida.

Es bien sabido el impacto que tiene la alimentación en la salud, muchas de las enfermedades que aquejan a nuestra sociedad tienen una relación directa con la calidad y cantidad de alimentos ingeridos.

La obesidad es claro ejemplo de cómo una mala alimentación genera problemas de salud; la obesidad es una enfermedad crónica caracterizada por un aumento de la grasa corporal, y aunque su origen es multifactorial, es una de las principales causas derivadas de la ingesta excesiva de alimentos, entre ellos las harinas refinadas y sus derivados, azúcares y grasas, los cuales aportan una cantidad elevada de kilocalorías (energía presente en los alimentos), que se almacenan en forma de tejido adiposo, mismo que con el tiempo origina la aparición de diferentes enfermedades como la diabetes, enfermedades cardiovasculares, problemas digestivos, articulares y ciertos tipos de cáncer, entro otras.

En México y el mundo, esta enfermedad es considerada un problema de salud pública, que no discrimina raza, género, edad o estrato social, por lo que su manejo se torna muy complejo; sin embargo, la alimentación juega un rol muy importante para su prevención o tratamiento. Cambiar de hábitos no es tarea sencilla; sin embargo, llevar una dieta correcta trae múltiples beneficios a la salud, entre los que destacan:

• Pérdida de peso, siempre y cuando se acompañe de actividad física regular.

• Regula la presión arterial.

• Los niveles de glucosa y grasas de la sangre como el colesterol y los triglicéridos se mantienen en rangos adecuados.

• Disminuyen las molestias gastrointestinales como la acidez, reflujo o estreñimiento. • Mejora la calidad del sueño.

• Fortalecimiento del sistema inmunológico.

¿Cómo lograrlo? Llevando a cabo estos 10 pasos:

1. Consume granos enteros en lugar de harinas refinadas, y evita productos elaborados con azúcar, jarabe de maíz alto en fructosa o margarinas.

2. Modera el consumo de cereales como el arroz, maíz, trigo y derivados, prefiere la avena cruda en lugar de cereales de caja.

3. Evita los azúcares, refrescos y jugos industrializados.

4. Disminuye el consumo de sal y alimentos salados, y sazona los alimentos con hierbas aromáticas y condimentos naturales para mejorar el sabor.

5. Cocina con poca grasa, evita alimentos capeados, fritos o empanizados.

6. Prefiere las grasas vegetales como el aguacate, o aceites vegetales como el de olivo o canola y evita grasas de origen animal.

7. Aumenta el consumo y variedad de vegetales (de preferencia crudos) y frutas frescas. No tomes jugos de frutas, ya que no contienen fibra.

8. Incorpora a tu dieta semillas grasosas como la nuez o almendra.

9. Modera tu consumo de alimentos de origen animal, prefiere aquellos que contengan menos grasa.

10.Toma suficiente agua.

Se dice que el primer paso es el más importante y el que más cuesta, pero si te acercas a especialistas, ellos podrán acompañarte en este proceso de cambio. Así que te invito a mejorar a conciencia tu alimentación. En la Universidad Marista de Guadalajara formamos excelentes nutriólogos-chef que podrán darte la mejor asesoría a beneficio de tu salud.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.