upc4

El 16 de junio de 1823, los diputados del primer congreso jalisciense tomaron la decisión de nombrar a Nuestra Señora de Zapopan, Protectora universal del nuevo estado soberano de Jalisco. La ceremonia tuvo lugar dentro de la solemnidad que desde 1821 se venía teniendo en la Catedral tapatía para conmemorar el generalato que esta misma advocación mariana había recibido dos años atrás.
La presencia y participación de la venerable imagen de Nuestra Señora de la Expectación de Zapopan en tal suceso discurrió en cinco niveles que lo mismo son aleatorios que concomitantes, pero no accidentales ni fortuitos:

  • La coyuntura que facilitó la emancipación pacífica de la Diputación Provincial de Guadalajara del trono español el 13 y el 14 de junio de 1821, y el subsecuente nacimiento del Imperio Mexicano en este suelo, tres meses antes de la firma del Acta de la Independencia.
  • El rango militar que en gratitud le reconoció a la Señora la autoridad civil nada menos que el 15 de septiembre siguiente.
  • La necesidad urgente de elegir, luego de la caída del primer Imperio mexicano, una forma de gobierno acorde a los tiempos nuevos y respetuosa con la autonomía de los reinos de la antigua Nueva España
  • La opción hecha por los once miembros de la Diputación Provincial (entre ellos el párroco de Zapopan) a favor de la República Federal, que por unanimidad hicieron suya los 28 partidos que componían la jurisdicción de la misma.
  • Y el modo de solemnizar el nacimiento del Estado Libre de Xalisco el 22 de junio, participando en la función solemne a Nuestra Señora de Zapopan en la Catedral a las 9 horas, y luego de ella, pasar al Salón de Actos a escuchar la lectura de los 20 artículos del Plan de Gobierno Provisional del naciente Estado, y no habiendo objeción al mismo, retornar a la Catedral
  • Celebrar el nacimiento de la primera entidad federativa de la República Mexicana con el himno de acción de gracias Te Deum laudamos, a los pies de la Virgen Zapopana, reconocida a partir de ese momento como Generala y Protectora Universal del Estado Libre de Xalisco.

JALISCO COMO BALUARTE DEL FEDERALISMO REPUBLICANO Las consecuencias que se siguieron de lo apenas enunciado colocaron a Jalisco (o todavía, a Xalisco) como faro del federalismo republicano en las zonas comarcanas pero también como dique y baluarte en contra de la fuerte tradición centralista de la otrora Nueva España desde su capital, la ciudad de México, acometiendo esa tarea, según nos lo hacen saber en su exposición de motivos y en los veinte artículos del Plan de Gobiernos, a través de estas herramientas, la división tripartita de poder público en

  • Ejecutivo (que ejerció bajo el título de Gobernador quien ostentaba el de Jefe Político, el General Luis Quintanar)
  • Legislativo (los once miembros de la Diputación Provincial sólo en lo tocante a la Convocatoria del Primer Congreso Constituyente, en el que tomarían parte los representantes de cada partido del Estado, y las normas mínimas y esenciales para el establecimiento y funcionamiento del mismo) y el
  • Judicial (la Audiencia y los Tribunales de Alzada, sin mengua de las jurisdicciones especiales, militar y eclesiástica), bajo la advertencia de que aplicará la Constitución de Cádiz y las Leyes de Indias en lo que no sea incompatible con la república federal y sólo mientras no se promulguen la nueva Constitución Federal y la estatal, pues aquella no podía ser ulterior a esta.
    En tan delicadas circunstancias y bajo el amparo de su celestial Generala y Protectora Universal, nació Jalisco y su vocación, hemos dicho, de faro y baluarte de la república federal y de sus instituciones democráticas.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.