upc4

PBRO. CATARINO ESPINOZA ÍÑIGUEZ

Viviendo la Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones, este 21 de abril hacemos eco del mensaje del Papa Francisco para esta ocasión.
Cada año, la Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones nos invita a considerar el precioso don de la llamada que el Señor nos dirige a cada uno de nosotros, su pueblo fiel en camino, para que podamos ser partícipes de su proyecto de amor y encarnar la belleza del Evangelio en los diversos estados de vida. Escuchar la llamada divina, lejos de ser un deber impuesto desde afuera, incluso en nombre de un ideal religioso, es, en cambio, el modo más seguro que tenemos para alimentar el deseo de felicidad que llevamos dentro. Nuestra vida se realiza y llega a su plenitud cuando descubrimos quiénes somos, cuáles son nuestras cualidades, en qué ámbitos podemos hacerlas fructificar, qué camino podemos recorrer para convertirnos en signos e instrumentos de amor, de acogida, de belleza y de paz, en los contextos donde cada uno vive.

Todos los bautizados estamos llamados a una vocación específica; los niños adolescentes y jóvenes han de recibir un testimonio de vida cristiana, junto con la información y alguna experiencia que les ayude a descubrir su vocación personal.

La diócesis, los seminarios, las congregaciones religiosas, los institutos seculares ofrecen espacios para que inicien un camino de discernimiento vocacional.

En nuestra Arquidiócesis se tienen distintas actividades que tienen que ver con la orientación vocacional.
Proceso Juvenil Vocacional: Se invita a los jóvenes a vivir 5 o 6 etapas que consisten en trabajar en su persona para conocerse, valorarse y proyectarse viviendo su fe y descubriendo su vocación. Año con año se viven estás experiencias iniciando en el mes de enero, son fines de semana y la Semana Santa completa.
Preseminario: Experiencia para iniciar un proceso vocacional para varones que tienen la inquietud por la vida sacerdotal, dando a conocer todas las vocaciones específicas y sus formas. Previda religiosa: El encuentro de jóvenes mujeres con religiosas y personas de institutos seculares para conocer estos estilos de vida y todas las vocaciones específicas para iniciar un discernimiento vocacional.

En todas las experiencias se invita a cuidar en todo momento la vida de oración que permite el encuentro personal con Dios, que sigue llamando de distintas maneras y hay que estar atentos a lo que nos pide, así como la oración que podemos hacer para que Dios nos dé la gracia que todos necesitamos para descubrir y vivir nuestra vocación personal que nos lleva a ser instrumentos del amor de Dios.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.