upc4

Hno. Héctor Dessavre Dávila

 Pastoral y Acompañamiento en la Universidad Marista de Guadalajara

Normalmente, cuando escuchamos la palabra “pastoral”, nuestras conexiones nos remiten al ámbito religioso, a la organización de sacramentos, celebraciones, oraciones y aquello que le rodea.

Sin embargo, cuando nos asomamos al evangelio y contemplamos a Jesús, sus acciones, no se dan propiamente en ese ámbito. Muy poco o nada tienen que ver con la actividad o la organización religiosa de su tiempo.

Jesús convive con la gente, conoce a sus vecinos (ellos le conocen, aparentemente, muy bien Mt 13, 55-56/ Lc 4, 22/ Mc 6,3 / Jn 7,27), comparte con ellos la vida ordinaria.

Su actividad pública, podríamos decir, su actividad pastoral, no empieza en una oración, no empieza en el templo o en la sinagoga, sino en la vida ordinaria de las personas, en el lago, en el encuentro ordinario, en el río. Su primera acción milagrosa, tampoco sucede en las paredes religiosas, se da, en medio de una fiesta de boda.

Jesús va, toma contacto con la persona y sus condiciones. Deja de lado las normativas religiosas y pone al centro en primer lugar, la condición de la gente y sus necesidades (Lc 14, 1-6 / Mc 3, 1-6 …)

La acción pastoral entre y con los jóvenes en la universidad marista, pretende una acción semejante.

Sin dejar a un lado la actividad propiamente religiosa, subrayamos el aspecto de “caminar con ellos y ellas” en el descubrimiento del amor del que todos y todas somos objeto.

Es a través de nuestro trato, como todos y todas en la Universidad, realizamos la primera acción evangelizadora, tal como lo hacía Jesús, entre la gente.

Así, nos damos a la tarea de acompañarnos unos a otros, en los momentos de vida que Dios nos permite compartir. Unos jóvenes adultos, iniciando sus primeros pasos en esta adultez, otros, ya no tan jóvenes, percibiendo con mayor claridad aquellas “esquinas” de la vida que necesitan siempre de renovación.

Universitariamente hacemos anuncio explícito e implícito del Evangelio, como una propuesta que genera vida para todas y todos, como una propuesta que lanza al compromiso con la vida de todas y de todos.

Desde quienes están al pendiente de las instalaciones, hasta la rectoría, nos debemos preocupar por crecer nuestra conciencia de que somos testigos del amor de Dios y por tanto, trabajamos en nosotras mismas, en nosotros mismos esta conciencia, para poder profundizarla, compartirla y para acompañarla.

Los jóvenes, sus vidas, son también una llamada y una propuesta. Ellos y ellas nos descubren nuevas “aldeas”, otras “orillas de lagos” quizá poco explorados o ignorados por la costumbre y el rito, a donde es necesario ir, compartir, anunciar.

“Cercanos a los jóvenes y a su mundo, vamos al encuentro de los jóvenes allí donde están. Somos audaces para penetrar en ambientes quizá inexplorados, donde la espera de Cristo se manifiesta en la pobreza material y espiritual.” (Constituciones maristas #83 / 1986).

Así, la pastoral universitaria se torna una acción de presencia, escucha, acompañamiento, estudio y diálogo cotidiano y, desde ahí, una invitación constante a participar en la comunidad eclesial católica a la que la mayoría pertenecemos y de la que, casualmente, se esperaría un testimonio evangélico congruente con la vida de Aquel que invitó a lavar los pies de los demás, que se acercó a un leproso, a una mujer, a un cobrador de impuestos, etc., sin importar su condición y asumiendo el riesgo de por ello, ser separado, crucificado.

Es con los jóvenes y no para los jóvenes, como realizamos esta tarea pastoral. Así, con todos y todas, no sólo aquellos que responden a las invitaciones u organizaciones religiosas. Es con todos y todas quienes formamos la comunidad universitaria, que vamos descubriendo que Jesús camina a nuestro lado y dialoga con nuestra vida, con nuestra persona.  

María, la joven nazarena camina con nosotros.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.