upc4

PBRO. JOSÉ MARCOS CASTELLÓN PÉREZ

En 1965, Pablo González Casanova publicó el libro titulado “La democracia en México”. En éste le dedica el número tres del segundo capítulo al clero y su participación en la democracia mexicana. Afirma que la Iglesia, que mantuvo una postura crítica frente a la Revolución y después de enfrentar la demagogia anticlerical, que llevó a la guerra civil “cristera”, sobrellevó un modus vivendi con el poder político a partir del presidente Portes Gil, llegando a recuperar su influencia en educación como en las mismas instancias de gobierno, con el que no pocas veces hizo alianza para conseguir fines comunes.
En ese curioso marco ilegal de modus vivendi, la Iglesia se comprometió a colaborar y el Estado en no aplicar las leyes contrarias a ella, hasta 1992, año de su reconocimiento legal.
El autor reconoce que el poder político del Presidente de México no es absoluto, pues juegan en el ejercicio de la política, además del Poder Legislativo y Judicial, los poderes fácticos de la nación, como los empresarios, los terratenientes, los poderes regionales, el ejército e, incluso, la Iglesia. El autor, en ese sentido, llega a decir, que “de todos los factores tradicionales de poder puede decirse que la Iglesia es el único que ha sobrevivido a las grandes transformaciones sociales del México contemporáneo, y que incluso ha recuperado e incrementado parcialmente su fuerza”. El clero es pues, en su análisis, una de las fuerzas más vivas de la política en México, pues constituye un grupo de presión poderoso, que los gobernantes deben tomar en cuenta como aliados o como enemigos.

Sin embargo, el mismo autor vaticina que la práctica religiosa no siempre va ni irá empatada con las filias o fobias políticas de los católicos que, pudiendo ser fervorosos en el culto, son ciudadanos con sus propios criterios ideológicos. Por eso, cree que el clero influye y influirá cada vez menos en las decisiones políticas de los creyentes en los próximos años (escribe en la década del sesenta).
Por otra parte, no hay homogeneidad en las posturas políticas del clero sea por el tipo de formación e incluso por las diferencias religioso-culturales-políticas entre las entidades federativas de la República a las que pertenecen. Pero considera que sí existe una posible unificación en las posturas políticas de la Iglesia en la lucha contra el comunismo, que se ha convertido en un espectro amenazante en la predicación y en la utilización de los símbolos religiosos contra este sistema social, económico y político. Es ésta la razón por la que se vincula, generalmente, al clero con las posturas de derecha o con las fuerzas conservadores sean nacionales que extranjeras.
No cabe duda que el papel que le designa el autor a la Iglesia y particularmente al clero en el ámbito político de México se debe a que, a pesar de la pérdida un gran número de fieles en la actualidad, la Iglesia ha sido y será un factor importantísimo de construcción de tejido social.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Leave a Comment

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.