upc4

Ana Rosa Celaya Domínguez
Enfermera por más de 30 años

La enfermería es una ciencia y arte del cuidado integral, el acompañamiento de los pacientes enfermos con necesidad de amor y cuidado. Ya conocida también por su cálida historia de cómo nació la enfermería con Florence Nightingale y su lámpara que la acompañaba a curar a los heridos de la guerra, haciendo un enfoque al aquí y ahora de cómo se vive la enfermería en nuestro país y su trayectoria.
Un punto importante sobre la profesión de enfermería es la vocación, no sólo a lo que constituye ser enfermera, sino a lo que simboliza, que se refiere a ser servicial y tener el deseo de hacerlo, tener siempre presente la empatía como regla de oro: “trata a los demás como quieras que te traten”, sentir pasión por la enfermería.
En el hospital, y en cualquier nivel de atención, se requieren el médico y la enfermera, hacen un trabajo en equipo, siendo la enfermera quien administra los medicamentos indicados, así como llevando el control de estos, cuidando los horarios, la vía, la higiene, etc. Realizan también el cuidado integral del paciente, aseándolo con un baño de esponja, manteniendo en orden y limpio el espacio donde se encuentra, limpiando y desinfectando en todo momento las heridas que pudiese tener el paciente, también moviéndolo para prevenir úlceras por presión, realizando movimientoscada 2 horas durante el turno, mencionando que hay pacientes con sobrepeso o difíciles de mover.

Las enfermeras son quienes están cálidamente con la persona enferma, tienen una gran influencia en la recuperación del paciente, apoyan con sus consejos, ponen su hombro para secar las lágrimas del familiar, platican y tratan de llevar una relación grata para el bienestar del enfermo.
La enfermera debe tener la capacidad de desarrollar relaciones laborales cordiales, convive con médicos amables, pero también hay excepciones y deben saber sortear las diversas situaciones.
FE EN DIOS Y VALENTÍA DURANTE LA PANDEMIA
En marzo de 2020, la atención en salud cambió con la llegada del COVID-19, provocando miedo, inseguridad y tristeza. La atención por parte de las enfermeras fue admirable, siempre se arriesgaron por el cuidado de su paciente, incluso muchas sufrieron heridas en la cara por el uso del equipo protector, dejaban a sus familias e hijos, yéndose a vivir a otro lugar para no contagiarlos ni llevar inseguridad a sus casas. Se arriesgaron tanto, que incluso muchas de ellas fueron contagiadas y murieron, siempre dejando en alto su honor y valentía.

Un caso específico fue el de la querida y admirable Tere Calderon, jefa del Departamento de Enseñanza; el de Catarino, enfermero operativo; y el de Gaby Luisjuan, enfermera operativa. Con el honorable ejemplo de ellos y muchos más enfermeros y enfermeras que fallecieron debido al COVID-19, permanece la profesión con la llama cada vez más encendida y esas inmensas ganas de servir. La esperanza y fortaleza de las enfermeras fue encontrada en el amor, la misión de servir y la fe que se tiene en Dios, confiando en la fuerza que se genera a través de Él.
Durante la pandemia se trabajó con lo que se tenía, siempre buscando la manera de mantener estable al paciente, como fue el caso de ventiladores y medicamentos que se debían priorizar, además faltó equipo de protección, insumos, etc.

Esto y más nos hace ver un poco la realidad de la enfermería, va mucho más allá de ser ayudante del médico; cuando se habla de una enfermera se habla de servicio, compasión, de nobleza, esperanza, responsabilidad, empatía, profesionalismo, belleza, bondad, caridad y, sobre todo, amor al trabajo y al servicio que se brinda día con día, con muchas de nuestras enfermeras que tienen que dejar a una familia para brindar amor a quienes tanto lo necesitan.

¡Mi admiración y respeto para todas las enfermeras!

El mejor regalo que Dios me concedió

Cintya Isamar Pérez Cortez
Lic. en enfermería

Es la profesión que día a día evidencia actos de amor hacia el prójimo, desde el cuidado del recién nacido hasta la atención digna y humana al final de la vida.
Soy enfermera desde hace 8 años y a lo largo de este tiempo he vivido diferentes experiencias que me hacen amar mi profesión, valorar la vida y servir a Dios cada día a través de los enfermos.
Por gracia de Dios he podido vivir la profesión desde diferentes ángulos: como enfermera, como ministro extraordinario de la Sagrada Comunión y más recientemente como paciente de oncología, y cada uno de ellos me ha dado diferentes aprendizajes; como ministro, la experiencia de llevar a Jesús Eucaristía a los enfermos es de los mejores regalos que Dios me ha concedido; y como paciente pude estar del otro lado y experimentar la entrega, el servicio y el amor con el que cada uno de los enfermeros realizaba su labor.
En este 6 de enero en que celebramos la enfermería, honramos su labor y agradecemos a Dios por todos los enfermeros y enfermeras que día a día entregan su servicio a todos los enfermos, tomando como lema: “enfermería es amor”.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.