upc4

LA PALABRA DEL DOMINGO Juan López Vergara

En este primer domingo de adviento, el pasaje del santo Evangelio con el que nuestra madre Iglesia da inicio al nuevo año litúrgico, nos invita a orientar la mirada al porvenir, pero sin contemplar con indiferencia las realidades presentes, porque la esperanza evangélica se vive con gozo en el ‘Hoy de Dios’ (Mc 13, 33-37).

ASUMIR CADA DÍA COMO SI FUERA EL ÚLTIMO DE NUESTRA VIDA
Marcos en el capítulo 13 explaya una homilía sobre el final de los tiempos, donde descubrimos que el ‘estar atentos’ es la actitud mediante la cual la esperanza cristaliza en realidades concretas:

“Miren que no les engañe nadie” (v. 5); “miren por ustedes mismos” (v. 9); “el que persevere hasta el fin, ése se salvará” (v. 13); “estén sobre aviso; miren que les he predicho todo” (v. 23).

Jesús, entonces, recomendó a sus discípulos: “Velen y estén preparados, porque no saben cuándo llegará el momento” (v. 33). El tiempo está cercano pero incierto: anuncio y exhortación. Se trata de ese imprescindible tiempo de espera que precede a toda transformación. Asumir responsablemente el presente es el sentido del Evangelio.
Pablo amonestó severamente a la comunidad de Tesalónica: “Si alguno no quiere trabajar, que tampoco coma” (II Ts 3, 10). Velar es trabajar, asumiendo cada día de nuestra vida como si fuera el último.

ESPERAR LA VENIDA DEL SEÑOR ENTREGADOS AL TRABAJO DE CADA DÍA
Jesús planteó una parábola:

“Así como un hombre que se va de viaje, deja su casa y encomienda a cada quien lo que debe hacer y encarga al portero que esté velando, así también ustedes velen, pues no saben a qué hora va a regresar el dueño de la casa: si al anochecer, a la medianoche, al canto del gallo o a la madrugada. No vaya a suceder que llegue de repente y los halle durmiendo. Lo que les digo a ustedes, lo digo para todos: permanezcan alerta” (vv. 34-37).
Es una vigilancia que no da cabida a la impaciencia y al sueño, menos aún al temor y al relajamiento. Velar no significa fugarnos hacia la utopía, tampoco estancarnos en el tiempo presente. El evangelista exhorta a su comunidad a esperar la venida del Señor entregados al trabajo de cada día, con la mirada creyente plena de esperanza.

LA VENIDA DEL SEÑOR ES MOTIVO DE ALEGRE ESPERANZA
La esperanza implica expectación y deseo combinados: Anhelo de Dios, porque a partir de la fe, tenemos la certeza de que sólo en Él culmina nuestra salvación.
Hagamos nuestra aquella ardiente aspiración de la venida del Señor expresada de manera tan apasionada y apasionante por el profeta Isaías: “¡Ah! si rompieras los cielos y descendieras” (Is 63, 19).
La venida del Señor que rematará maravillosamente la historia, el momento en el que junto con toda la creación podremos glorificar a Dios, no es, para el cristiano, un motivo de miedo y terror, sino de alegre esperanza.

Muy apreciables lectores, para actualizar la Palabra de Dios ofrecida este primer domingo de adviento, los exhorto a meditar este relato del santo Evangelio, que nos introduce en la jubilosa y permanente espera del Señor como sentido último de nuestra existencia y actuación en cada momento, viviendo la esperanza evangélica con gozo en el ‘Hoy de Dios’.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.