upc4

José de Jesús Parada Tovar

Numerosas y muy variadas han de ser las causas que han impedido -convencionalmente y al menos en lo que va del presente siglo- la producción generosa de personajes que le den a Jalisco, además de relumbre, provechosos frutos desde sus respectivos ámbitos de la Ciencia, las Artes, la Cultura y las Humanidades en general. El Siglo XX fue pródigo en ese tema, y de seguro influyeron distintos aspectos y contextos que favorecieron, desde centurias inmediatas anteriores, la herencia, enseñanza, asimilación y transmisión de valores y conocimientos a partir del seno familiar, de la educación formal y de la facilitación de recursos para adquirirlos.

Muy cuesta arriba resultaría tan sólo enumerar un selecto elenco de exponentes de la intelectualidad de los últimos tiempos e incluso cayendo en el involuntario error de omitir a no pocos. Sin embargo, a 45 años de su muerte, que se cumplieron el reciente 14 de mayo, bien vale el intento de recordar y revalorar la figura del Canónigo y Monseñor José Ruiz Medrano, uno de los clérigos tapatíos más sobresalientes en dicha etapa.

Latinista consumado, al grado de escribir algunos textos para la enseñanza de esa Lengua en el Seminario Diocesano, por ese mismo motivo poseía los fundamentos para hablar el Castellano no únicamente con extremada corrección, sino con exquisitez. Así lo comprobaron millares de alumnos de esa Casa de Formación en materias como Literatura, Oratoria o Teología, al igual que estudiantes de Letras o de la Escuela de Arquitectura, de la Universidad de Guadalajara, donde fue Catedrático de Filosofía y el primer Profesor de Estética.

Maestro del idioma -hasta con su peculiar lenguaje corporal- arrobaba a sus discípulos en el aula y fuera de ella; cautivaba a sus oyentes en las incontables conferencias, discursos y alocuciones a que era convidado a pronunciar, y emocionaba y movía a piedad a los feligreses cuando ejercía como Canónigo Magistral; es decir, Predicador Titular de la Catedral Metropolitana en las grandes celebraciones del calendario litúrgico. Todo ello le valió ser invitado en múltiples ocasiones a predicar en templos y catedrales del país y del extranjero. Mención aparte amerita consignar que todas sus intervenciones públicas primeramente las escribía y luego las decía de memoria.

Don José Ruiz Medrano fue también un Músico completo, lo mismo como Compositor de gustadas obras corales sacras, que como Fundador y Director de la Schola Cantorum del Seminario Mayor, llegando también a conducir, en calidad de Director Huésped, a la Orquesta Sinfónica de Guadalajara.

De igual modo, en otro apartado de su amplia esfera de influencia, dejó huella en el espacio deportivo, iniciando el acompañamiento espiritual sostenido a los deportistas, de manera especial a los futbolistas, y muy señaladamente al Club Atlas, de cuyo Consejo Directivo fue miembro destacado y consultado. De hecho, a Monseñor Ruiz Medrano se debe la idea original de construir el Monumental Estadio Jalisco.

¿Habrá actualmente una pléyade de pensadores e intelectuales humanistas en nuestro medio que puedan ser considerados guías de la Sociedad y referentes de su trascendencia?… ¿Habrá en el mercado lámparas de la marca “Diógenes”?      

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.