upc4

Que nadie se sienta abandonado

Nicolle Alcaraz

Tras dos años de suspensión por la pandemia, más de 3 mil 500 personas se reencontraron en la explanada del Templo Expiatorio del Santísimo Sacramento para celebrar el Corpus Christi, festividad  que remite a la víspera de padecimiento en donde Jesús entregó su cuerpo como pan de vida, y su sangre como bebida de salvación.

Previo a la procesión, se llevó a cabo la santa Misa presidida por el Cardenal Francisco Robles Ortega, Arzobispo de Guadalajara, y concelebrada por 5 Obispos de la Diócesis: Manuel González, Héctor López, Juan Muñoz, Eduardo Muñoz y Ramón Salazar, junto con medio centenar de sacerdotes.

Durante la homilía el purpurado recordó a los presentes parte de la historia que dio pie a la celebración del Corpus y mencionó que esta conmemoración quedó instituida para toda la Iglesia a partir del siglo XIII y aclaró que  si bien “nosotros no dudamos (…) corremos el riesgo de tomar a la ligera el misterio de la comunión”.

El Cardenal señaló que la procesión pública en torno a Jesucristo nos recuerda la invitación del Papa Francisco para hacer una Iglesia sinodal; es decir que camina, sin que nadie se sienta abandonado o perdido.

“La Iglesia sinodal tiene presente a todos sus miembros… esta procesión nos recuerda que nuestra experiencia de Iglesia sinodal parte de Jesucristo. Él es el motivo de nuestro caminar”.

Posteriormente, la procesión dio inicio poco después de las 20 hrs, donde participaron los Obispos, incluido Engelberto Polino quien se incorporó a este momento, además de religiosos. Todos caminaron rumbo a la Catedral Metropolitana, reuniendo a más de 4 mil feligreses.

El carro que custodiaba al Santísimo estuvo inspirado en uno de los prefacios de la Santa Misa que dice: “acepta Señor esta ofrenda que sea llevada hasta tu trono por manos de tu ángel, el ángel de la paz”, por lo que el padre Armando Castellanos, detalló que la intención es “pedirle a este ángel por la paz de México y el mundo, siendo el principal el ángel dorado, junto con los ángeles custodios”.

Los cantos no faltaron durante el recorrido, además de los abanderados que guiaban y animaban a los peregrinos durante el camino.

Al arribar a la Catedral Metropolitana, el carro que portaba al Santísimo paró frente al recinto, y el Cardenal Francisco Robles, se aproximó para ofrecer su bendición, mientras la multitud yacía hincada frente a esta imagen, en signo de respeto y devoción.


Lo invitamos a ver la transmisión de la santa Misa escaneando el código QR.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.