upc4

Quetzali Cárdenas Hernández

En México, ocho de cada 10 personas viudas son mujeres de 60 años o más.

La viudez ocurre cuando en una unión conyugal una de las personas fallece.
De acuerdo a cifras del INEGI 2021, en los últimos tres sexenios, y por el incremento de la violencia, un total de 79 mil 161 mujeres han quedado viudas. Los resultados de la Encuesta Intercensal muestran que siete de cada 10 mujeres viudas tiene 60 y más años.
Este 23 de junio se celebra el Día Internacional de las Viudas, fecha oficial promulgada por la ONU, que busca darles un reconocimiento a millones de mujeres en el mundo que atraviesan aislamiento, violencia y discriminación, sólo por su condición de viudez.
La pérdida de un compañero de vida y cabeza de familia es una experiencia dolorosa y difícil de afrontar. La viudez está rodeada de estigmas, creencias erróneas, abusos y discriminación donde sus derechos son vulnerados.

La Comisión Nacional de Derechos Humanos informó que las viudas viven situaciones difíciles para que les sean devueltas propiedades o son víctimas de privaciones económicas. Sin embargo, poco a poco se ha visibilizado esta problemática y se les brinda apoyo.
En 2020 se calcularon en México un total de 3.7 millones de mujeres que habían enviudado.

Datos de la Encuesta Nacional de Empleo y Seguridad Social revelan que 72.7% de las viudas no cuentan con pensión. De acuerdo con los datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo, al primer trimestre de 2016, 29.7% de las mujeres viudas son económicamente activas. Una de cada tres mujeres viudas de 60 y más años (35.4%) presenta alguna condición de discapacidad.
LA IGLESIA LAS ACOMPAÑA EN SU DE DUELO
El Padre Fernando Ramos, asesor diocesano de la Dimensión Familiar, comentó que quien tiene fe sabe que la vida no se acaba en este mundo, sino que viene la vida futura en el Reino de los Cielos, en la Casa del Padre. Con fe se lleva una vida en paz y serenidad.
Por su parte, el Padre Eduardo Pajarito González, asesor de la Comisión de Pastoral Familiar, narró que la Iglesia acompaña a las viudas en su duelo y se muestran resilientes.
“En la Parroquia he visto como una mujer cuando pierde a su esposo siente como que se le acaba el mundo, pero con la fe y con todo esto de herramientas tanto en la parte psicológica y la parte humana, en la parte espiritual, entonces se puede salir adelante, hay casos donde las viudas llegan tristes y con el acompañamiento de la Iglesia comienzan a platicar lo que vivieron, pero sin llorar y se muestran resilientes”.

Cuando hay una pérdida, existe una etapa de negación donde se cuestiona la existencia de Dios o las razones del por qué falleció el cónyuge. En ese proceso, la mayoría se enoja con Dios, se alejan de Él, de la Iglesia y a partir de esto sus duelos se vuelven complicados, por no pedir ayuda.

“Si no hay un acompañamiento espiritual puede traer como consecuencia una represión de emociones, limitando la sanación”, explicó el Padre Fernando Ramos.
Agregó que cuando hay un acompañamiento espiritual y tanatológico la viuda puede ser resiliente, vuelve a recobrar esa alegría por vivir y su espontaneidad.
“Quien tiene una pérdida suele reclamar a Dios, pero cuando pasan el trance de coraje con Dios las personas se sienten agobiadas porque creen que ofendieron a Dios, pero no es así, Dios está con los brazos abiertos esperando para mostrarnos su amor, Él no está sentido ni enojado”.

Visibilizar el 23 de junio como Día de la Mujer Viuda es una muestra de empatía para todas las mujeres que perdieron a su cónyuge, para que sepan que Dios las llena de fortaleza.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Leave a Comment

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.