upc4

Norma Angélica Trigo

México no es un país que se caracterice por el respeto y velar permanentemente por los derechos humanos. “Al contrario, somos un país muy dado a violar los derechos”, manifestó el Cardenal José Francisco Robles Ortega.

Lo anterior, luego de ser cuestionado sobre el rechazo de Amnistía Internacional y el Alto Comisionado las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH) a la aprobación del Senado sobre la reforma que traslada el control operativo, administrativo y ­ financiero de la Guardia Nacional a la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA), ya que se generarán más violaciones a los derechos humanos.

Dijo que se debe poner atención a las observaciones que hacen estas instituciones, y no está por demás que expresen su punto de vista y que se les atienda.

“La aprobación se llevó a cabo conforme a derecho, pero no quiere decir que sea lo más conveniente, la prueba está en que estas instituciones que velan por los derechos humanos, por la paz en los países, quiero pensar que en experiencias de otros países que adoptan o que viven este esquema, el riesgo es mayor. Entonces, no está por demás que estas instituciones expresen su punto de vista, ni estaría de más que las atendiéramos, que las analizáramos, porque de por sí, somos un país que no se distingue, precisamente, por el respeto, por velar permanentemente por los derechos humanos”.

FAMILIA Y SOCIEDAD AL PENDIENTE PARA EVITAR SUICIDIOS

Por otra parte, luego de que el INEGI dio a conocer el incremento de un 32% de los suicidios en México, en jóvenes de 15 a 29 años, durante una década, el Arzobispo tapatío señaló que justo en este rango de edad es donde se tiene toda la ilusión y la fuerza vital para buscar un proyecto de vida, y al no tener oportunidades, los jóvenes entran en un proceso de pérdida de sentido y surgen las ganas de autodestruirse.

“Hay que añadir que este tipo de acontecimientos tan tristes se dan bajo el influjo de ciertas drogas o grado de alcohol, no se es plenamente consciente de lo que se hace, eso contribuye, y además, una cultura de cierto desprecio a la vida. Lo hemos repetido, por ejemplo, los violentos que cobran venganza entre los grupos no se conforman con matar, tienen que destruir el cuerpo, todo eso es una manifestación de desprecio a la vida y esa cultura permea, sobre todo, en ese tipo de personas que están frágiles en el sentido de su existencia y que son adictos a ciertos elementos. Como familia y como sociedad hay que estar más al pendiente”.

FALTA SEGURIDAD EN MUCHOS CAMPOS

Luego del 21 aniversario de los atentados en las Torres Gemelas, en Nueva York, el Cardenal señaló que sí se reforzó la seguridad, pero faltan muchos otros campos, como en la vida de los pueblos donde el crimen organizado tiene el control. “Ahí se experimenta mucha inseguridad, no solo de la vida, del daño a ésta; pensemos en los desaparecidos en los ejecutados, en el cobro de piso, la coacción que ejercen estos grupos sobre la sociedad, todo eso es inseguridad, entonces, sí tenemos experiencia de que en algún aspecto (aeropuertos) ha bajado la inseguridad, pero también hay otras formas que se van extendiendo de inseguridad”.

En otro orden de ideas, el Arzobispo tapatío dijo que en el aniversario 212 de la Independencia de México tenemos que celebrar la esperanza y el anhelo de que cese la violencia y vivamos en paz. “Hay anhelos, valores y esfuerzos de muchos sectores por vivir en paz, eso sí es de celebrarse, pero una celebración que solo evoca acontecimientos históricos, sin ningún compromiso, ni propósito de mejorar el ambiente, no tiene sentido, es un festejo vacío que no edifica a una sociedad”.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.