upc4

–Segunda etapa de la Gran Misión–

VICARÍA DIOCESANA DE PASTORAL

En términos generales, “Iglesia en salida” es una invitación a compartir con las personas que no van con frecuencia a los templos de la Iglesia católica, a las gentes que andan en las calles. El Papa Francisco nos invita a todos los bautizados a ser Iglesia en salida, siendo responsables de una misión que se realiza en el aquí y en el ahora.
El mundo entero es territorio de misión: en todos los ámbitos, en todos los lugares, a todas las personas, de cualquier procedencia, edad y condición.
El creador de este estilo de “Iglesia en la calle” fue el Papa Francisco, cuando era Arzobispo de Buenos Aires, en Argentina; todavía en esa ciudad, y otras regiones de Argentina existe la “Iglesia de la calle”, como también en otros países en América Latina. La Iglesia en salida, en la calle, siempre existió, Sacerdotes, diáconos, laicos, religiosas, hombres y mujeres de la Iglesia, siempre han estado en las calles, ahora lo que quiere el Papa Francisco es actualizar esa acción.
Él llama a la Iglesia católica: “Iglesia que se mueve, que hace opción por los últimos, que va a la periferia, que sale de sí misma, que anda por la calle. Iglesia inclusiva, no excluyente, no auto-centrada, no narcisista, que no vive para sí misma, no es una notaría. Iglesia enteramente misionera, discípula misionera, hospital de campaña, campo de refugiados, la Iglesia no es una ONG, etc.”. La Iglesia en salida, a la escucha de las inquietudes de la gente de la calle, siempre con alegría.
Los laicos católicos deberán estar atentos a una ‘Iglesia en salida, que, en los objetivos de la X Asamblea de Pastoral de la Diócesis de Guadalajara, se da el paso, de un laicado totalmente pasivo a un laicado que necesita la Iglesia misionera, samaritana y sinodal.

LA PARROQUIA MISIONERA, SAMARITANA Y SINODAL
En el sentido específico, es la Parroquia que mediante una adecuada pastoral misionera vive y realiza su misión local y su misión universal hacia todas las gentes.
Es una Parroquia con especial espíritu, compromiso y servicio misionero en sus estructuras, miembros y acciones pastorales, se transforma en “Iglesia en salida”, para la atención de las periferias existenciales señaladas en el VI Plan Diocesano.
Una Iglesia en salida, que no se queda solamente en los temas eclesiales, sino que también afronte las problemáticas sociales, políticas y económicas de la sociedad.
Dentro de la Iglesia católica se dan formaciones laicas capaces de actuar en la sociedad como asociaciones de derecho civil y de defender, dentro de esa sociedad, los valores cristianos.

Los laicos van a la calle a escuchar aquellos que tienen problemas económicos, a los que viven en la miseria y la pobreza, a los desempleados, a los que tienen soledad, a los enfermos, a los que tienen problemas de parejas, aquellos que necesitan que alguien los escuche. Esa es la misión que les encarga el Papa Francisco.

La Parroquia, definida como comunidad eclesial, es el territorio que concretiza, hace visible y operante la Iglesia en un nivel concreto; y realiza la evangelización entre las personas que se le encomiendan.

Segunda etapa territorial
El don de la misericordia

La segunda etapa de la Gran Misión Permanente de la Misericordia creemos que será la mejor de todas, será la más cercana, la más tentadora, la más aterrizada, la más fructuosa, la más bonita en este proyecto pastoral.
En esta etapa territorial que va de junio 2023 a junio 2024, lo primero que resuena en nuestros oídos y en nuestros corazones, son las palabras de Isaías: “qué bienvenidos, por los montes, los pies del que trae buenas noticias… al frente de ustedes irá Yahvé, y el Dios de Israel les protegerá las espaldas”.

Los agentes de pastoral, los Obispos, los Sacerdotes, los consagrados y los laicos nos ponemos en los pies de ese mensajero para ser portadores de las buenas noticias que, en realidad, es el Evangelio entregado a las familias, a los jóvenes, a la sociedad, a los Sacerdotes en crisis y a los ancianos enfermos y abandonados. Este grupo innumerable de misioneras y misioneros experimentará y llevará a las periferias existenciales prioritarias el don de la misericordia, uno de los regalos más sentidos de nuestro Buen Dios.

Para salir a esta etapa territorial tenemos dos grandes baluartes: el primero de ellos, Dios irá al frente de nosotros, el mismo Señor que se ha proclamado como el Camino, la Verdad y la Vida, Él es el que conduce y encabeza esta salida misionera a nuestros territorios.
Nos encaminará a las casas, a las calles, a las plazas, a los sectores, al territorio parroquial y a todos los lugares a donde Él desee ir, porque efectivamente Dios quiere visitar y redimir a su pueblo.
En esta etapa territorial de la misión, también se vale soñar…, ¿en qué soñamos, con qué nos vamos a encontrar? Bien, si somos misioneros de la misericordia con esperanza, es muy probable, casi seguro, que vamos a ver cumplida la promesa de Dios en nuestra vida y en la vida de la Iglesia.
Efectivamente, la salvación está ya cerca de sus fieles, pero yo, misionero de la Gran Misión de la Misericordia, debo darle la bienvenida y presentársela a los hermanos de mi territorio, de no hacerlo, la salvación no producirá sus frutos.
La gloria habitará en nuestra tierra, la gloria de Dios se hace presente en nuestro territorio, en primer lugar, por la presencia de Dios, concretamente encarnado en la persona de Jesús, nuestro salvador, pero también se hace presente en la persona de los discípulos-misioneros que llevamos el mensaje y la representación de Dios.
La misericordia y la fidelidad se encuentran, en esta misión territorial se hace presente la misericordia y esta misericordia quiere participar de un encuentro, para este fin, se invita a los misioneros a encarnar con sus actitudes, con sus palabras y con sus obras la misericordia, para que, al ver la misericordia encarnada en nuestras vidas, todos nuestros hermanos quieran vivir esta experiencia y así todos nos podremos encontrar con el Dios de la Misericordia.
ACCIONES DE LA SEGUNDA ETAPA
Debemos pensar en que no se puede desvincular lo paradigmático de lo programático, pues la habilidad de las manos llega cambiar la estructura mental, el hacer también tiene impacto en el pensar. Por ello, junto con la necesidad de conversión pastoral, del cambio de paradigma eclesial, debemos definir el programa de acciones de la segunda etapa de la Gran Misión Permanente de la Misericordia, a saber:

  • Elaboración del diagnóstico de las periferias existenciales prioritarias por Parroquia, Decanato y Vicaría.
  • Reactivar o implementar las pequeñas comunidades de barrio o ligadas al territorio.
  • Afianzar o implementar las acciones de pastoral encaminadas a la atención integral de las periferias existenciales prioritarias.
  • Vivir la subsidiariedad de los Decanatos para buscar soluciones a problemas comunes.
  • Vivir la subsidiariedad de las Comisiones y Dimensiones diocesanas, especialmente de la Pastoral Social.

SUBSIDIOS DE ANIMACIÓN PARA LA GRAN MISIÓN DE LA MISERICORDIA
Una de las tareas primordiales de la Vicaría de Pastoral es animar el proceso pastoral de todas las instancias diocesanas, iluminando las acciones pastorales y caminando sinodalmente hacia la comunión. No se trata de uniformar acciones, sino que las acciones de la pastoral territorial (Decanatos y Vicarias episcopales) y pastoral funcional (Comisiones y Dimensiones) nos lleve a un mismo objetivo, la comunión.
Para lograr esto, la Vicaría de Pastoral pone a la disposición de toda la Iglesia diocesana los siguientes subsidios:

  • Boletín de pastoral (bimestral).
  • Subsidios pastorales: ejercicios espirituales y folletos para la asamblea eclesial parroquial y diocesana.
  • Subsidios para animar la Gran Misión de la Misericordia: fundamentos teológicos y pastorales para la Gran Misión de la Permanente de la Misericordia.
  • Página web: www.vicariadepastoralgdl.org (También puede escanear el código QR).

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.