upc4

Luis Sánchez

El pasado 16 de marzo se presentó el más reciente caso de un tiroteo dirigido a la sociedad civil en Estados Unidos. El sospechoso, hasta ese momento, había asesinado a tres personas e inclusive tomó algunos rehenes mientras se atrincheraba en una casa en los suburbios de la ciudad de Filadelfia. Posteriormente se dio a la fuga en un auto robado aún en posesión de armas cargadas. Los saldos finales son la vida de las tres personas previamente mencionadas, así como la cancelación de eventos deportivos y celebraciones por el día de San Patricio.
A pesar de que este nuevo tiroteo se da en los Estados Unidos y vuelve a ser tema de debate, el común denominador es la violencia, y por tal, nosotros no podemos ser indiferentes, pues en sentidos distintos, la violencia también forma parte de nuestra sociedad. Una sociedad que a pesar de tener enfrente de sí las causas y herramientas que abonan a la violencia, mantiene una falta de apertura a cambios urgentes y necesarios, y por otro lado, tomadores de decisiones tercos en su visión sobre lo que abona y lo que afecta la búsqueda de paz.
Partamos entonces, dando seguimiento a lo previamente mencionado e identificando dos ejes principales que se interrelacionan entre sí: la sociedad y el gobierno. Cada uno, desde su ámbito y de la mano con el otro, debe abonar a combatir el problema de la violencia, de la inseguridad, y ser parte del cambio hacia la paz.

Paz que es posible si se trabaja en conjunto, pero a su vez, si se dejan de lado los intereses sobre el bien común.
Primero, como sociedad tenemos que dejar algunos aspectos personales de lado: nuestro orgullo, nuestras diferencias ideológicas, nuestra falta de empatía, y empezar a solidarizarnos con los demás, pues de ahí podríamos dar inicio a una organización civil que exija a nuestros tomadores de decisiones acciones que contribuyan a la búsqueda de paz social, a la búsqueda de tranquilidad como comunidad e individuos. La nueva gobernanza dicta eso: un gobierno sin los aportes ciudadanos es incapaz de lograr enfrentar todos los problemas que se presentan actualmente.
Segundo e igual de relevante: como gobierno, les corresponde a nuestros servidores públicos buscar alternativas, desde sus diferentes espacios, partiendo, al igual que la sociedad, de dejar de lado aquellos aspectos que terminan por generar sesgos en ellos, que afectan su manera de actuar, que se enfoca generalmente en lograr que tengan la razón, aunque no siempre tener la razón implica ver por el bien común.
Intentemos lo anterior en búsqueda de una comunidad en paz. Nos leemos la siguiente semana, y recuerda luchar, luchar siempre, pero siempre luchar desde espacios más informados que construyen realidades menos desiguales y pacíficas.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Leave a Comment

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.