upc4

Una Congregación presente en tres siglos contemporáneos

Daniel León Cueva

Desde su embrión en la Ciudad de Zacatecas en 1895, este Instituto Religioso ha germinado en varias Diócesis de la República y en otras de Centroamérica a partir de su aprobación diocesana en 1903 y su posterior ratificación por parte de la Santa Sede. Hoy en día cuenta con alrededor de doscientas ochenta integrantes, la mayoría de votos perpetuos, e incluyendo a unas 25 jóvenes en período de formación inicial en el Postulantado y el Noviciado en la capital zacatecana, y en el Juniorado con sede en Guadalajara. En Guadalupe, Zac., hay una casa para las más ancianitas, dedicadas primordialmente a la oración.

 “Nuestro carisma es extender el Reinado del Corazón de Jesús en donde quiera que estemos. Llevamos intrínseca, muy dentro, esa tarea como consagradas. Que todas las personas que tratemos conozcan y amen el Corazón de Jesús y a Santa María de Guadalupe”, precisó la Madre Aurora Castañeda Tejeda, quien ingresó a esa Comunidad en 1957, cursó la Educación Normal Básica y la Normal Superior y ha desarrollado varios trabajos educativos, catequéticos y pastorales, además de haber sido fundadora del Convento en Nicaragua, Superiora en diversas Casas, Directora de Colegios y miembro del Consejo General del Instituto, conformado por la Superiora General (hoy día, y por seis años, la Madre Yolanda Gallegos) y cuatro Religiosas Consejeras.

El despliegue del carisma

Las actividades más fuertes que han desarrollado o efectúan están enfocadas hacia una catequesis intensa, sobre todo en lugares de Misiones, como es el caso, desde hace 50 años, de la Prelatura del Nayar, concretamente en Guadalupe Ocotán, al igual que en Huejuquilla y Huejúcar, en beneficio de la etnia wirrárika (huicholes).

Gran parte de estas consagradas se ha especializado en la docencia, tanto en Zacatecas como en Guadalajara, estudiando en las Normales Superiores Nueva Galicia o en la de los Hermanos Maristas. De ahí que atienden a 28 colegios, la mayoría con oferta educativa de pre-escolar, primaria, secundaria y hasta preparatoria, aunque ha habido algunos que han debido cerrar a causa de la pandemia y de las dificultades económicas. Aparte de los lugares mencionados, están presentes en Costa Rica, en las Arquidiócesis mexicanas de Jalapa y Chihuahua y en las Diócesis de Mazatlán, Culiacán, Tabasco y Aguascalientes.

Su dimensión aquí

Habiendo sido primeramente Obispo de Zacatecas (donde conoció a la Congregación), el después Arzobispo Coadjutor de Guadalajara, Francisco Javier Nuño Guerrero, solicitó el establecimiento de esas Hermanas aquí, y en un principio estuvieron domiciliadas por la Av. Hidalgo, después cerca del Templo Expiatorio y, desde hace poco más de 50 años, en la Casa Jadilop (anagrama por las primeras sílabas del nombre de su Fundador).

Esta finca, en la Colonia Jardines de los Arcos, aloja el Convento, donde residen, además de la entrevistada, las Madres Romualda Guzmán Hernández, Superiora, y las Hermanas Esther Meza Márquez, Martina González y Rita Ornelas. De igual modo, incorpora un Pensionado; todo ello construido con la mayoritaria aportación entonces de la Fundación alemana “Adveniat”.

¿Qué es el Pensionado? Lo explica la Madre Aurora Castañeda:

“Es una residencia para jovencitas que vienen de otras partes a estudiar en Guadalajara, y que llegaron a ser muy numerosas en otros tiempos, hasta 40 ó 45; pero el número bajó porque en otros Estados surgieron universidades y carreras a escoger. Ahora radican aquí de 20 a 25 muchachas, y son menos también por influencia de la situación económica y de salud. Sus habitaciones son individuales, se les ofrecen los tres alimentos y tienen acceso al culto y disponibilidad de la Capilla y de espacios jardinados para estudiar”

Se respeta totalmente la claridad con que aspiran a su profesión, y requisito indispensable de admisión es que se apliquen al estudio y sin perder el tiempo. De hecho, son responsables y dedicadas a aprovechar; incluso muchas han sido premiadas por sus calificaciones”.

Por un tiempo, Padres Misioneros del Espíritu Santo sirvieron como Capellanes en esa Comunidad, pero ya desde hace años se hacen cargo Sacerdotes Formadores del Seminario Diocesano, como han sido, entre otros, los Presbíteros Pablo Federico Álvarez Jiménez, Octavio Pérez Ramírez, Marcelo Cortés Torres, Humberto García Durán y, actualmente, Elías Parada Andalón.   

La merma de vocaciones

A juicio de la Madre Aurora, en cuanto a la disminución y falta de perseverancia vocacional a nivel general, “mucho tienen que ver las bases en la familia, el amor y temor de Dios, la vida cristiana, pues el ambiente de formación religiosa se transmite y contribuye a promover y cultivar vocaciones. De ahí el interés por consagrarse a Dios”

“Sí han mermado las vocaciones, en parte, también, porque suele haber un desconocimiento general acerca de la vida consagrada, ya que se le da mayor énfasis a hablar y a conocer más sobre el sacerdocio y el laicado”.

“Sin embargo, en nuestra Comunidad, pese a que antes florecían más vocaciones, gracias a Dios no deja de haber nuevos prospectos, y para ello hay dos Hermanas dedicadas a la promoción visitando instituciones educativas y grupos juveniles”.

Y remarcó: “El surgimiento y crecimiento del Instituto, iniciado con cuatro mujeres del Coro en el Templo y después Santuario de Guadalupe, que emprendió en Zacatecas nuestro Padre Fundador, Anastasio Díaz, no ha dejado de dar frutos nuevos. En la actualidad, el reto principal de la vida religiosa es valorarla y amarla; querer seguir a Dios sin condiciones. Hay que infundir en las jovencitas el deseo de consagrarse y dedicarse enteramente a Dios, trabajar para Él. Es una perspectiva de vida con convicción”.

Domicilio del Pensionado: Calle Misiones No. 556, Sector Juárez, Colonia Jardines de los Arcos. Tels. 3331-211698 y 3331-221205. E mail: hijasdelsgdocorazonyguadalupe556@religdl.org

Juniorado. Superiora: Madre Francisca García. Circunvalación Sur No. 185-A, Colonia Las Fuentes, Zapopan. Tel. 3336-310008.

El Padre Fundador, José Anastasio Díaz López, del Clero Diocesano de Zacatecas, y Canónigo de esa Catedral, nació en la Ciudad de Aguascalientes el 15 de abril de 1858. Fue alumno de Latín y del primer año de Filosofía en el Seminario Diocesano de Señor San José, en Guadalajara, y fue ordenado Presbítero en Zacatecas el 10 de agosto de 1881. Falleció el 6 de septiembre de 1905, con el gozo de ver aprobado, en su jurisdicción diocesana, el Instituto Religioso por él fundado. Acreditadas sus numerosas virtudes, se procedió a iniciar su Causa de Canonización, que a la fecha va en su reconocimiento como Siervo de Dios.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.