upc4

Lupita Venegas, Psicóloga

Lupita:

El mes de mayo es inquietante para mí.  Yo, como todo el mundo, tuve una madre biológica.  Ella pagó mis gastos pero nunca fue cercana.  No sé qué es sentirse amada, y mientras otros se llenan de ternura al pensar en sus mamás, yo me lleno de resentimiento. Quisiera superar esto.

Ma. Del Socorro H.

11/11/2016 La madre y su inlfuencia en los hijos. y mamá, por su condición de hombre o mujer, aportan de forma distinta a los hijos en su desarrollo. Desde que nace un niño, cada padre por separado, pero complementariamente, ayuda a determinar procesos tan complejos como el ser persona y la identidad sexual. SOCIEDAD ISTOCK

Hermana mía, Soco: 

El Papa Francisco, en su exhortación apostólica Amoris Laetitia, nos propone reflexionar así:

El sentimiento de orfandad que viven hoy muchos niños y jóvenes es más profundo de lo que pensamos. Hoy reconocemos como muy legítimo, incluso deseable, que las mujeres quieran estudiar, trabajar, desarrollar sus capacidades y tener objetivos personales. Pero, al mismo tiempo, no podemos ignorar la necesidad que tienen los niños de la presencia materna.

El debilitamiento de la presencia materna con sus cualidades femeninas es un riesgo grave para nuestra tierra. Su genio femenino, es indispensable para la sociedad, sus capacidades específicamente femeninas, en particular la maternidad, le otorgan también deberes, porque su ser mujer implica una misión en la tierra, que la sociedad necesita proteger y preservar para bien de todos. De hecho, las madres son el antídoto más fuerte ante la difusión del individualismo egoísta.

Ellas testimonian la belleza de la vida, una sociedad sin madres sería una sociedad inhumana, porque las madres saben testimoniar, incluso en los peores momentos, la ternura, la entrega, la fuerza moral (Puntos 173 y 174, Cap. V./ AL).

La idea de que la realización personal se da aquí y ahora, nos aleja de la inspiración que el anhelo del cielo nos puede dar. Se nos ha convencido de que el éxito consiste en tener dinero y placer. Consideramos que todo sacrificio es inútil, retrógrado y sin sentido, conformando así la sociedad individualista, egoísta y “solitaria” (aunque sea un contrasentido) que hemos construido hoy. 

Muchas madres modernas se encuentran convencidas de que su misión completa consiste en mantener económicamente a los hijos. Tarde se dan cuenta de que no es así. 

Perdona a tu madre,  ella no lo comprendió, ¡pero tú estás a tiempo!

Nos realizamos cuando nos donamos. Somos plenas cuando hacemos felices a otros, es nuestra capacidad de amar la que nos plenifica. ¡Volvamos a las bases!, podemos tener éxito en todos los campos sin relegar o desdeñar nuestra sublime misión: ser esposas y madres ejemplares, a imitación de María.

  • Lupita Venegas/Psicóloga
  • Facebook: lupitavenegasoficial 

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.