upc4

LAURA CASTRO GOLARTE

Incluso hoy en día, si pensamos en 20 años para la realización de obras públicas, difícilmente podríamos imaginar que la ejecución de tantas obras sería posible. Pasaron más de 20 años desde su planeación para que se emprendiera en Guadalajara la introducción apenas de la línea 3 del Tren ligero cuando eso está pensado por lo menos desde la década de los ochenta del siglo pasado.
Hay que hacer un ejercicio profundo de imaginación, casi como si viajáramos en la máquina del tiempo, para más o menos dilucidar cómo fue que fray Antonio Alcalde, el vigésimo segundo obispo de Guadalajara, fue capaz de emprender tantas y tan grandes obras en 20 años. Y más, en realidad, por lo que dejó encaminado y se concluyó después de su fallecimiento.
Mariano San José Diez, uno de sus biógrafos más acuciosos, enumeró las áreas de acción del Siervo de Dios en Guadalajara: “culto, sanidad, cultura, educación, vivienda, defensa, trabajo, apostolado, urbanismo, libertad, moralidad, asistencia elemental y primaria en la pobreza, seminario, asilos, hospitales, hambre, sequía, misiones, ciencia, educación de la mujer, beaterios, conventos, iglesias, artes, oficios, industria, obras morales, mejoras materiales, fiestas” (San José Diez, 1991; 51).

En el caso de las mujeres agregó protección y, por supuesto, también fue área de acción del dominico, la política. Ya hemos visto cómo era su manejo y su conducción con respecto al rey Carlos III y con relación a las máximas autoridades del virreinato en la Ciudad de México.
Esas áreas de acción están descritas y definidas a partir de sus obras, de sus preocupaciones e intereses, de las atenciones que estaba enfocado en otorgar a la feligresía porque estaba consciente de las necesidades y carencias y porque actuó sin dilación en casos de emergencia por un lado; y con valentía y determinación en obras como el Santuario de Guadalupe.

Nada más para tener una idea de la magnitud de las obras, a las que se reconoce cantidad y calidad, particularmente a las vigentes, son las siguientes:

  1. Hospital Real de San Miguel de Belén
  2. Real Universidad de Guadalajara
  3. 158 vecindades en Las Cuadritas
  4. Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe
  5. Sagrario Metropolitano
  6. Convento de Capuchinas
  7. Beaterio de Santa Clara
  8. Escuela de Primeras Letras
  9. Casa de recogidas
  10. Empedrado de calles
  11. Industrias alcaldeanas
  12. Comedores populares para asistir a las víctimas de la hambruna

Sobre la Universidad de Guadalajara, que abordaré exclusivamente en fecha próxima, es importante hacer una aclaración porque se sigue cometiendo un error pertinaz: durante mucho tiempo se habló de la Universidad de Guadalajara como “Real y Literaria” una vez que el rey Carlos IV emitió la cédula real del 18 de noviembre de 1791, sin embargo, las investigaciones más recientes demuestran que no fue así. Simplemente era Real Universidad de Guadalajara. Juan Real Ledezma, historiador de la máxima casa de estudios lo ha señalado ya en varias publicaciones, con documentos probatorios incluidos, claro está; y, aparte, el padre Tomás de Híjar descubrió que el adjetivo de “literaria” lo agregó José Luis Razo Zaragoza en 1963. A partir de entonces, hace 60 años, se difundió esa descripción pero, bueno, ahora se sabe con precisión que se fundó como Real Universidad de Guadalajara.
El listado no está en orden cronológico y, realmente, si analizamos las obras y las acciones de una por una, todas fueron trascendentales, algunas siguen vigentes pero otras, como la atención de las víctimas de la hambruna, fueron fundamentales para salvar vidas en su momento. Y en el caso de las obras relacionadas con las mujeres, precursoras y vanguardistas sin duda.

En estas y otras, consideradas “pequeñas”, el fraile de la calavera enfocó sus energías, ideas e iniciativas que ejecutó con tal precisión y cálculo, que permanecieron por muchos años y, varias, hasta nuestros días. De este gran trabajo realizado en 21 años y más, nos quedan las piedras pero también el espíritu, las intenciones, la determinación. Es parte del gran legado.

    @arquimedios_gdl

    TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

    Comunicadores Parroquiales

    Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

    Dirección

    "En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

    Papa Francisco

    Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.