upc4

Nicolle Alcaraz

Las fuertes lluvias que han azotado a los jaliscienses durante el temporal no han hecho la excepción con el Templo de San Francisco de Asís, en donde a mediados de junio se reportaron graves inundaciones en las inmediaciones del recinto, además acumulaciones de humedad en las paredes de la sacristía y los recibidores.

Pese a que, a través de una serie de videos, que fueron filtrados a través de diferentes medios, las autoridades municipales respondieron a la situación a la brevedad, desazolvando las tuberías subterráneas que impedían la circulación del flujo del agua, las acumulaciones reiteradas de este líquido en el subsuelo han causado estragos también en las paredes y muros del templo.

“En menos de 24 horas ya habían destapado (…) afortunadamente en las últimas lluvias hemos estado monitoreando, pero ya en ningún momento sale el agua porque tiene ya su flujo” precisó Fray Gabriel Marín Carillo Ponce, actual rector de los Dos Templos (San Francisco y Aranzazú).

Persisten los estragos

“El año pasado, en el temporal, tuvimos en algún momento una inundación, pero fue muy leve (…). De este suceso, ya habíamos dado notificación para ver si nos apoyaban, porque el agua se estaba reteniendo. Y pues pasó el tiempo, vinieron a verificar, y ya no supimos nada, sino que, hasta este año, ya con las 3 primeras tormentas, pues tuvimos este problema”, explicó el rector.

El problema se trató al principio de inundaciones pequeñas, pero, posteriormente, en una de las lluvias más fuertes de junio, “el agua estuvo con más fuerza porque incluso estuvo saliendo, no solamente en esta parte de los recibidores, sino a esta altura que es donde estamos, que ya subimos 3 escalones”, describió Fray Gabriel, quien también aclaró que, previo a la realización de la plaza donde se encuentra localizado el templo, no habían presentado vicisitudes de este tipo.

“En algún momento, cuando hicieron la placa de la plaza, no sé si quedó este mal ubicada la conexión, o que era lo que hacía que el agua no tuviera flujo, y entonces ya con la cantidad de agua, pues se regresaba el resto, tanto el agua pluvial como el agua del mismo drenaje interno”, mencionó, lo que a la larga ha ocasionado otros problemas estructurales.

“Podemos ver en varias partes de la casa, incluso aquí en la sacristía y en esta área, que hay mucha humedad y está un poco alta. Yo creo que llega a los 2 metros. Y lo que sacamos por conclusión, así a priori, porque no se ha hecho algún estudio más profundo, sino que estamos tratando de verificar bien, es que precisamente porque el agua no tenía flujo, el agua se quedaba en el drenaje (…). Entonces, al llenarse aquello, creemos que el agua las paredes absorbían el agua por capilaridad”, detalló el fraile.

Hasta la fecha, tras la visita del SIAPA para los procesos de desazolve subterráneo, no han presentado daños ulteriores, sin embargo, continúan monitoreando el recinto para cerciorarse de que el problema no persista, además de esperar a que el resto de la humedad se manifieste ´para posteriormente, de la mano con las autoridades responsables, poder llevar a cabo su debida restauración.

Compartimos un breve video en donde se recopilaron imágenes del estado actual del templo.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.