upc4

JUAN CARLOS NÚÑEZ BUSTILLOS

Cuando un viejito se muere, una biblioteca se quema”. Escuché esta frase hace muchos años y se me
quedó grabada porque he tenido la bendición de convivir con muchas personas mayores de las que he disfrutado su compañía y aprendido un sinfín de cosas. Ahora que ya no están, caigo en la cuenta de toda la sabiduría que se fue con ellas.
La frase original es un poco diferente, pero mantiene el mismo sentido. La UNESCO la atribuye a Amadou Hampâté Bâ, un escritor y antropólogo nacido en Malí, África, un importante defensor de la tradición oral quien habría dicho: “Considero la muerte de cada uno de estos tradicionalistas como el incendio de un fondo cultural sin aprovechar”.
Diversas tradiciones reconocen la riqueza que nos regalan nuestros mayores. En algunas comunidades originarias de nuestro país, los “consejos de ancianos” perduran. La veneración a los viejos en el oriente es bien conocida.
El Papa Francisco ha dicho: “Los ancianos tienen mucho que darnos: la sabiduría de la vida. Tenemos que enseñar, [a los niños] para que cuiden y vayan con los abuelos. El diálogo entre jóvenes, niños y abuelos
es fundamental […]. Donde no hay este diálogo, falta algo y crece una generación sin pasado, sin raíces”.
Doug Boyd, director del Centro para la Historia Oral de la Universidad de Kentucky, señala: “La profundidad de emoción que se transmite cuando alguien te dice una historia cara a cara es irremplazable. Todos indudablemente nos beneficiaríamos si pasáramos más tiempo con gente vieja más sabia e inteligente”, dijo a la BBC.
Nuestra propia cultura así lo reconocía con el refrán: “Los dichos de los viejitos, son Evangelios chiquitos”. Pero la cultura del descarte nos va apartando de ellos. Lejos de atenderlos como merecen, aumentan los casos de abandono. Además de la gratitud que les debemos, perdemos la oportunidad de disfrutar y de aprender de su compañía.
Acerquémonos a platicar con los viejitos.
Cuidémoslos. Por cierto, “viejito” no es un término despectivo como nos quieren hacer creer los nuevos guardianes de la moral. Es una forma mucho más cercana y cariñosa de referirnos a ellos, que su frío y burocrático “adultos mayores”.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.