upc4

Alberto Velasco Vera

La tragedia de Torreón ha conmocionado a todo el país y ha puesto en alerta a la sociedad y autoridades en general, el hecho no es para menos, es el tercer caso más reciente que vivimos los mexicanos, después de Monterrey (2017) y el de la CDMX (2007).

Ante este lamentable acontecimiento, hubo dos situaciones que valen la pena destacar, por un lado, la declaración del Gobernador de Coahuila Miguel Ángel Riquelme, quien señaló que el hecho obedeció a la influencia de un video juego.

Cabe destacar, que en anterior edición de este Semanario, hablamos de la clasificación de los video juegos que, como los contenidos audiovisuales de la televisión o el cine, requieren en algunos casos de la supervisión de los padres de familia, o bien de un adulto, lo cual siempre debe ser algo indispensable.

De ahí, la pregunta es: ¿Sabe que video juego le está regalando a su hijo?, aquí se lo digo…

En México, Estados Unidos y Canadá, se rigen por el ESRB Entertainament Software Raiting Board, un sistema estadounidense para clasificar los videojuegos, y asignarles una categoría dependiendo de su contenido; inicialmente se creó el 1994.

La clasificación EC del ESRB indica que es dirigido a menores de 0 a 9 años, la E es para todo público, y ambas se identifican con el color verde.

El nivel E10+, es decir mayores de 10 años, se implementó en el año 2005 y se identifica con el color amarillo; la T que tiene asignado el color naranja es para adolescentes de 13 a 16 años; la M, en color rojo, es para 18 años y, finalmente, la AO, en color negro, es solo para adultos. A partir del color amarillo se requiere la supervisión de los padres.

Ciertas empresas como Nintendo, Sony y Microsoft no permiten juegos con la clasificación AO (Adults Only) en sus consolas.

El segundo punto a tratar, es la postura de la Secretaría de Gobernación que va en dos sentidos también, por un lado, tomar la iniciativa de reclasificar los contenidos de los video juegos y por el otro, exponer las advertencias de no publicar las imágenes de la tragedia en apego a la ley General de Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, que establece, entre otras cosas, no publicar imágenes de menores que permitan su identificación; datos personales relacionados con la comisión de un delito, imágenes tendientes a la discriminación, criminalización o estigmatización de una niña, niño o adolescente.

En ningún momento es gratificante observar imágenes dantescas, morbosas, que denigren la personalidad de las víctimas, o del victimario, cualquiera que sean las circunstancias.

Lo que si debemos de tomar en cuenta, es, que estamos haciendo como sociedad en la prevención de este, y otro tipo de delitos, en los que, cada vez, más menores de edad están siendo vulnerables; reflexionemos, ¿en dónde estamos fallando sociedad, gobierno y familia?

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.