upc4

Al f r e d o Ar n o l d

Se dice que el pueblo ha avanzado mucho en política; ¿y si mejor hubiéramos avanzado en cultura?

Desde las primeras semanas del sexenio, la sociedad mexicana se ha ido dividiendo hasta llegar a una clara confrontación que rebasa lo ideológico. Aquella urgencia a la que el Presidente aludía con tono casi festivo, de declararse “fifí” o “chairo”, hoy ha dejado de ser una broma para convertirse en un problema social, no sólo al grado de que cada quien jale por su lado, sino de nulificar a la parte contraria.

Éste era el escenario al que quería llegar el Presidente y así lo expresó en varias ocasiones: “El que no está con nosotros, está contra nosotros”. Hoy, una mayoría aplaude sus decisiones mientras el resto lanza furiosas embestidas en su contra.

Situaciones parecidas ocurrieron previo a la transición de Echeverría a López Portillo y en la alternancia del PRI a Fox. La diferencia es que el Estado supo interpretar con acierto aquellos momentos, en cambio, hoy la lucha política es más cruda y radical.

El Presidente López Obrador ha sido un político de oposición casi toda su vida, en este terreno se siente cómodo, sobre todo cuando las encuestas aprueban su gestión. Tiene razón cuando dice que el pueblo está politizado “como nunca”; lo malo es que el país está fanatizado, dividido, desconcertado por todo lo que ocurre.
En este sexenio, la política se ha vuelto a enseñorear como en los tiempos de las grandes tragedias: como en el siglo XIX cuando la división nos llevó a perder la mitad del territorio y ser invadidos por una potencia europea; como en la Revolución, cuando múltiples intereses personales que buscaban el poder se enfrentaron entre sí creando caos social y político, muerte, destrucción de lo que apenas se estaba construyendo y dejando que millones de mexicanos permanecieran en la pobreza. La confrontación política interna ha sido el común denominador en las derrotas de México, en las que
el pueblo resulta ser el gran perdedor.
La política es importante, muy importante, pero no debe inhibir el espacio del que la mayoría depende, es decir, el trabajo, la salud, la educación y la seguridad, temas que no están resueltos en México y en los cuales los gobiernos deberían poner el énfasis, dejando la política para quienes abracen la política profesionalmente.

Se le pide al ciudadano común que marche en defensa y en contra del INE, del INAI, de la Corte; que vote las consultas populares, que asista a mítines e informes presidenciales, que llene el Zócalo para apoyar candidatos, le saturan sus celulares con basura y le nublan el entendimiento con mensajes repetitivos y pendencieros. ¿A cambio de qué?
Los mexicanos necesitamos más cultura que política; cultura no en el sentido de bellas artes, sino de civilización. Es una tarea pendiente desde hace años; durante el Virreinato presumíamos de ser la sociedad más culta del Nuevo Mundo, ¿qué nos pasó?
La cultura nos ayudará a impulsar el trabajo, la vida familiar, la educación, la ciencia y la seguridad pública, incluso nos hará entender la política, la verdadera, que no es la de marchas, manifestaciones, peleas y discursos vacíos, sino la que produce bienestar.
Es normal que la política divida, sobre todo en un país de 130 millones de habitantes, pero una nación culta sabrá enfrentar las diferencias y avanzar a pesar de ellas.
No nos hacemos ilusiones, la politización exacerbada continuará y más cuando ya inició la cuenta regresiva para el relevo presidencial, pero la aspiración permanece ahí como reto para los próximos gobiernos: más cultura y menos política. No es tarea fácil ni de corto plazo, pero hay que dar el primer paso.

El autor es LAE, diplomado en Filosofía, periodista y académico de la Universidad Autónoma de Guadalajara.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.