upc4

San Pío de Pietrelcina

PBRO. ADRIÁN RAMOS RUELAS

El famoso actor Shia LaBeouf, de la película “Transformers” ha vivido un proceso de conversión
al catolicismo gracias a la interpretación del Padre Pío en su más reciente película.
Un santo, como vemos, tiene tal trascendencia en la vida espiritual, que inspira el deseo de perfección en aquél en quien se despierta su devoción. A veinte años de ser reconocido como santo, presentamos de manera general la vida y obras de San Pío de Pietrelcina.
El Padre Pío nació en Pietrelcina, Campania (Italia), el 25 de mayo de 1887. Su nombre era Francisco Forgione; pero, cuando recibió el hábito de franciscano capuchino, tomó el nombre de “Fray Pío”, en honor a San Pío V.

A los cinco años tuvo una visión de Cristo, quien se le presentó como el Sagrado Corazón de Jesús. Cristo mismo posó su mano sobre la cabeza del pequeño Pío. El niño, en respuesta, le prometió al Señor que sería su servidor, siguiendo los pasos de San Francisco de Asís. Desde entonces, Pío tuvo una vida marcada por una estrechísima relación con Jesús y con su Madre, la Virgen María.

Cumplidos los 15 años, Pío se presentó para ser admitido en el Convento franciscano de Morcone. Esos
fueron años muy intensos, marcados por repetidas visiones del Señor, en las que le mostraba las luchas que tendría que librar contra el demonio por el resto de sus días.
San Pío de Pietrelcina fue un fraile y Sacerdote italiano, perteneciente a la Orden de los Hermanos Menores Capuchinos. Pío recibió los estigmas de Jesucristo en las manos, los pies y el costado. Se hizo célebre, también, por haber obrado milagros en vida y por los dones extraordinarios que Dios le
concedió.

Uno de esos dones fue su extraordinaria capacidad para acercarse y entender el alma humana, a tal punto que podía leer los corazones y las conciencias de quienes se le acercaban, lo cual lo convirtió en un confesor único.
El 10 de agosto de 1910 fue ordenado Sacerdote. Al poco tiempo enfermó de fiebres y dolores muy fuertes. Fue enviado a Pietrelcina para que se recuperara. En 1916 llegó al Monasterio de San Giovanni Rotondo. El Padre Provincial, al ver que su salud había mejorado, le mandó permanecer en ese
convento, tras cuyas paredes recibió la gracia de los estigmas, el 20 de septiembre de 1918.
Fue también un hombre preocupado por los más necesitados. Se inauguró el 5 de mayo de 1956, a iniciativa suya, la “Casa Alivio del Sufrimiento”.
El Padre Pío partió a la Casa del Padre un 23 de septiembre de 1968, después de horas de agonía, repitiendo con voz débil “¡Jesús, María!”.
San Juan Pablo II tuvo una especial admiración por él. Lo canonizó el 16 de junio del 2002.

¿Qué podemos aprender de él?

1-. Su intensa vida espiritual, amor profundo a la Eucaristía y a la Virgen María.

2-. Su gran sensibilidad como director de almas y confesor.

3-. Su misericordia hacia el prójimo.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.