upc4

CELINA MARÍA ZEPEDA GUTIÉRREZ

En el marco de las Fiestas Patronales en honor a El Señor Grande, el pasado 9 de mayo, la ciudad de Ameca, Jalisco, recibió con alegría la visita del Cardenal José Francisco Robles Ortega. Fue poco antes de las 12 del mediodía cuando el Arzobispo tapatío arribó al atrio de la Parroquia de Santiago Apóstol para realizar la bendición del vehículo adaptado por Martín Vaca, líder de Mexicánicos, en el que se trasladaría la venerada Imagen de El Señor Grande en las procesiones. Posteriormente, dio inicio la santa Misa oficiada por el Cardenal Robles Ortega y concelebrada por el señor Cura Roberto Ochoa Ávalos, Vicarios y Sacerdotes del Decanato, así como los originarios de Ameca. Durante la homilía, el Arzobispo de Guadalajara dijo sentirse alegre por estar frente a la bendita Imagen de El Señor Grande, la cual expresa el realismo de lo que Jesucristo hizo por nosotros.
“Nuestro Señor nos amó hasta el extremo de morir en la cruz. Al mirar su Imagen en el marco de su fiesta, crucificado y sacrificado por nosotros, también recordamos lo que nuestra fe nos dice. Este Jesús que fue crucificado, que murió en la cruz es el que resucitó y vive para siempre”.
También resaltó que la liturgia de ese día nos recuerda que Cristo después de morir y resucitar, regresó a la Casa del Padre, por medio de la Ascensión al Cielo:

“Él, al hacerse hombre, se abajó a nuestra pobre condición humana y probó las profundidades de nuestra pobreza, las consecuencias del pecado que son el sufrimiento y la muerte, sin tener ninguna mancha de pecado experimentó las consecuencias… Se abajó a lo más profundo de nuestra realidad humana para llevarla consigo, abrirle el camino a nuestra humanidad y llegar a participar de la vida plena con Dios. Éste es el misterio de la Redención, Dios que se hizo hombre para elevarnos y para hacernos partícipes de su misma condición.
Con la Ascensión a los Cielos de Jesucristo nuestro Señor, nos dice que retorna al Padre, pero que no nos abandona, que redimidos permanece con nosotros, camina con nosotros para que nunca perdamos de vista la meta que es la participación de la vida plena con Dios”.

Al concluir la Eucaristía, el señor Cura Roberto resaltó la importancia de la visita del Cardenal: “Su presencia es siempre presencia de fe, de peregrino que transmite esperanza…, gracias por estar aquí, porque su presencia nos anima, estar en esta cercanía nos hace sentir colaboradores suyos”.
Mencionó que la Imagen de El Señor Grande de Ameca es muy querida debido a que muchas personas han difundido su fe. Compartió además el trabajo que realizaron con el comité de organización para llevar a cabo unas fiestas dignas y recaudar fondos para la adaptación del vehículo que transportó la bendita Imagen en la procesión del pasado domingo 12 de mayo, y agradeció a quienes colaboraron.
También comentó que las fiestas de El Señor Grande deben de ser trascendentes, y que están próximos a cumplir 500 años de evangelización, pues fue en 1529 que Fray Antonio Alcalde estuvo en la comunidad, por lo que ya se encuentran trabajando en un festejo a la altura de dicha celebración.
Por su parte, el Cardenal Robles se mostró alegre con la noticia de ese gran acontecimiento y recordó a la comunidad lo necesario que es en estos tiempos realizar un esfuerzo de evangelización permanente que alcance a todos los sectores, sobre todo a los niños, adolescentes y jóvenes, y a quienes se han alejado de Cristo: “Los felicito y me uno desde ahora con mi bendición y oración para que esta celebración sea verdaderamente grande, como lo es El Señor Grande de Ameca”.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.