upc4

La esperanza activa como testimonio de vida

Dimensión Diocesana de Pastoral del Adulto Mayor

La segunda reflexión del cuarto subsidio de la Semana del Adulto Mayor nos invita adentrarnos
al testimonio de vida, pues las acciones revelan nuestras convicciones y nuestro sistema de creencias. Benedicto XVI afirma que “toda actuación seria y recta del hombre es esperanza en acto”. Por lo tanto, el testimonio es la comunicación verbal y no verbal de todo hombre.
La acción recta es, sin duda, la que se hace desde la libertad de la conciencia recta de cada persona que manifiesta sus valores, sus opciones y sus convicciones, que han dado y dan sentido a su vida misma. Actuar recto en la vida madura se vuelve un testimonio que inspira a las nuevas generaciones.
En el actuar recto se es fiel a Dios, a los hombres y a sí mismo.
Es por ello que el texto presenta al anciano Matatías como ejemplo de este actuar, que en su contexto tiene claras convicciones, por lo tanto su proceder es congruente con lo que decide y elige, y con ello se convierte en transmisor para otros.

La autora invita a revisar nuestras acciones como cristianos dentro de la Iglesia, ya que en nuestros
tiempos se ve tentada por toda clase de atractivos, como el diluir la verdad, titubear en la fe y no
proclamar la Palabra de Dios, y como consecuencia, no pastorear con valentía y vivir un profetismo,
más como profesión que como vocación, e incluso, como dice San Pablo, “avergonzarnos de la
cruz de Cristo”.

Es verdad que el esfuerzo cotidiano de la vida cansa; en ocasiones hay desilusión y desesperanza, si no está iluminado por la luz de aquella esperanza.
“Solo la gran esperanza-certeza de que, a pesar de todas las frustraciones, mi vida personal y la historia en su conjunto están custodiadas por el poder indestructible del amor de Dios que da sentido e importancia. Solo una esperanza así puede dar todavía ánimo para actuar y continuar” (Spe Salvi, 2007).

Implicaciones del testimonio

El testimonio tiene un carácter público. Como testigos estamos llamados a ungir e impregnar a la sociedad con la veracidad, la rectitud y la congruencia que se manifiesta con la propia vida, con convicción y esperanza.
Recordemos que somos sal de la tierra y luz del mundo, y que estamos llamados a ser levadura y fermento. El testimonio es el único medio de expresión de los contenidos últimos de la existencia humana. En la manifestación de los valores y principios que mueven la vida, el Papa Benedicto XVI manifiesta que con el testimonio podemos liberar nuestra vida y el mundo de las intoxicaciones y contaminaciones que podrían destruir el presente y el futuro. Jesús da testimonio de una profunda experiencia del Dios cercano. Y con ello nos invita a dar testimonio que surge de la fuente de la relación con Él, que hace posible que la certeza de esperanza se active con acciones y actitudes concretas.

Finalmente, la reflexión nos lleva a recuperar la misión de la Iglesia, que es el testimonio; solo con él es posible hacer presente el Reino de Dios. Por ello, este tema invita a ser cristianos valientes, con la gran esperanza que evita el desánimo estéril y a ser cristianos claros en la fe, cristianos que se ejercitan
por su vida de entrega, en una espiritualidad profética y martirial.

Necesitamos recordar, volver a invitar a Dios a nuestras vidas, actuar como verdaderos cristianos,
no tener miedo del qué dirán, “que ya está pasado de moda el creer en Dios”, de participar en Misas,
oraciones o rezos; un acto dice más que mil palabras.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.