upc4

El Papa Francisco, el pasado 10 de noviembre, de forma epistolar, dirigió un mensaje a los participantes del sexto Foro de París sobre la paz, que se reunió en el Palais Brongniart de la capital francesa. Ahí, representantes de Estados, organizaciones internacionales, empresas, bancas de desarrollo, fundaciones, ONG y otros exponentes del mundo académico, de la cultura, del deporte, de los medios y del espectáculo, escucharon el comunicado del Papa en la voz del arzobispo Celestino Migliore, nuncio apostólico en Francia. “Su Santidad el Papa Francisco se alegra de unirse a vosotros con este mensaje de aliento, en la esperanza que este encuentro – que tiene como objetivo reforzar el diálogo entre todos los continentes con el fin de promover la cooperación internacional y el diálogo – pueda contribuir a la construcción de un mundo más justo, solidario y pacífico. Este año el Foro se desarrolla en un contexto mundial extremadamente doloroso. Mientras asistimos con impotencia a la multiplicación de los conflictos armados, con su carga de sufrimientos, injusticias y daños a nuestra Casa Común, el Papa desea que este Foro sea un signo de esperanza. Espera que los compromisos que se adopten sean capaces de favorecer el diálogo sincero, basado en la escucha de los gritos de todos aquellos que sufren a causa del terrorismo, de la violencia generalizada y de las guerras”.
También subrayó el Papa, “la construcción de la paz es un trabajo lento y paciente, que exige la valentía y el compromiso concreto de todas las personas de buena voluntad que les importa el presente y el futuro de la humanidad y del planeta.

Una paz duradera se construye día tras día, a través del reconocimiento, el respeto y la promoción de la dignidad de la persona humana y de sus derechos fundamentales, entre los cuales la Santa Sede reconoce en particular el derecho humano a la paz, condición para el ejercicio de todos los otros derechos del hombre…

¿Cuántas personas, niños incluidos, están privados del derecho fundamental y primario a la vida y a la integridad física y mental, después de las hostilidades entre diferentes grupos o diferentes países? ¿Cuántas personas están, a causa de los conflictos, privadas de los derechos más elementales, como el derecho al agua potable y a una alimentación sana, pero también al derecho a la libertad de religión, a la salud, a un alojamiento adecuado, a una educación de calidad, a un trabajo digno?… Ninguna guerra vale las lágrimas de una madre que ha visto a su hijo mutilado o muerto; ninguna guerra vale la pérdida de la vida, aunque sea de una sola persona humana, ser sagrado, creado a imagen y semejanza del creador; ninguna guerra vale el envenenamiento de nuestra Casa Común; y ninguna guerra vale la desesperación de los que están obligados a dejar su patria y son privados, de un momento a otro, de su casa y de todos los vínculos familiares… La paz no se construye con las armas sino con la escucha paciente, el diálogo y la cooperación, que son los únicos medios dignos de la persona humana para resolver las controversias…

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.