upc4

Víctor Ulín

Entre la política y la barbarie, la distancia se va volviendo difusa, y por momentos, la primera se confunde con la segunda cuando impera la violencia y no el diálogo o la civilidad entre simpatizantes de algún candidato que busca un cargo de elección.
El hecho más reciente parece aislado o quizá excepcional, pero no lo es.
En pleno proceso electoral federal y local, el 14 de abril, los seguidores de los candidatos a la alcaldía de Tlaquepaque de Movimiento Ciudadano y de la alianza “Sigamos Haciendo Historia”, integrada por Morena, PT, PVEM, Hagamos y Futuro, mostraron su barbarie.
Previo al debate de sus candidatos, los simpatizantes decidieron que los puñetazos, las patadas, los botellazos y golpes por doquier eran la mejor manera de dirimir sus diferencias políticas.
Arremeter como fieras contra el otro que permanecía en el suelo no debería ser la respuesta.
Por sí mismos, los simpatizantes de ambos candidatos fueron los protagonistas de los vídeos que se viralizaron en las redes sociales y que los medios de comunicación también difundieron tiempo después.
Afuera de la televisora donde se celebraría el debate entre los candidatos a la alcaldía de Tlaquepaque, la política había ya fracasado y desbordado a los seguidores y militantes de los partidos que, como atestiguamos, buscan el poder por el poder mismo.

Era lo último que habíamos podido esperar que sucediera en Jalisco: que la política civilizada se ponga en riesgo como instrumento necesario en estos tiempos que la violencia impone su voluntad.
Lo sucedido, por supuesto, debe preocuparnos cuando estamos a casi un mes de la elección del 2 de junio, y los ánimos no están, ni por mucho, calmados.
Son, en principio, los candidatos los que están alimentando la amenaza latente de que sus simpatizantes o seguidores no acepten de buena gana, civilizadamente, los resultados y entonces lo que esté 14 de abril sucedió en Tlaquepaque se generalice.
La cerrada competencia, por ejemplo en Guadalajara, entre los candidatos a la alcaldía de Movimiento Ciudadano y de “Sigamos haciendo historia”, advierte un escenario de pronóstico reservado. La ciudad más importante de Jalisco no está exenta de volverse en noticia hasta internacional si lo que predomina entre los candidatos y sus seguidores es la barbarie.
El riesgo, sin embargo, es para todos.
Sí de por sí vamos perdiendo terreno frente al avance de la violencia en otros ámbitos, no podríamos permitirnos que los que van a gobernar sean los que promuevan la confrontación como si no hubiera otra vía más pacífica. Necesitamos impedir que el mal ejemplo cunda en los municipios de Jalisco y lo ocurrido entre simpatizantes de los candidatos en Tlaquepaque es sólo una advertencia que hay que atender y no subestimar.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Leave a Comment

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.