upc4

FABIÁN ACOSTA RICO
UNIVA

En plena postmodernidad hay gente que sigue consultando al viejo brujo o a la clarividente de toda la vida. Recordemos que en los años sesenta del siglo pasado hubo toda una revolución neo-espiritualista llamada la New Age de la que quedan rescoldos culturales, en movimientos anti-modernos, que abogan por un regreso de los conocimientos y las creencias ancestrales. Por todo lo anterior, no debería extrañarnos el caso de un alcalde francés que terminó siendo manipulado y corrompido por una clarividente a la que le proporcionó grandes sumas de dinero provenientes de sus contribuyentes.
La ciudad es Agda, situada en las costas mediterráneas francesas, afamada por la belleza de sus playas; la cual recibe los rayos del sol todos los días del año; pero también es conocida por ser el lugar que alberga a la comunidad swinger más grande de Europa. Decenas de miles de parejas acuden a la localidad, provenientes de todas las latitudes, para participar en el intercambio de acompañantes sexuales.
Puede entenderse que uno de los principales ingresos de la ciudad resulte de este turismo sexual. Por si esto no fuera ya bastante escandaloso, el lugar ganó notoriedad por el caso del alcalde Gilles d’Ettore, un hombre que además formó parte del servicio secreto y la policía. La adivina, Sofía Martínez, es acusada por las leyes francesas de malversar fondos en perjuicio del alcalde; y éste es señalado de gastar grandes cantidades del erario en esta pitonisa.

La adivina era reconocida en el medio como una nigromante, es decir, que posee la habilidad de hablar con los muertos. Esta fama le granjeó la confianza del alcalde, quien le pidió contactar con su padre difunto, proeza espírita que supuestamente logró; durante las sesiones telefónicas o presenciales, la nigromante alteraba la voz simulando ser el padre. Con este engaño tuvo cautivo y manipulado a su cliente durante cuatro años. Y vaya que le supo montar toda una parafernalia al munícipe, pues le hablaban por teléfono voces extrañas de supuestos muertos o incluso de ángeles solicitándole ayudar a la adivina.

Se aprovechó esta supuesta psíquica de su crédulo consultante, a quien de nada le sirvió su entrenamiento de oficial del servicio secreto. Obediente a las supuestas voces angelicales o de ultratumba, le pagó, con dinero de los contribuyentes, a Martínez y a su familia lujosas vacaciones en Polinesia y Tailandia. Estas mismas voces le ordenaron contratar, para trabajar en el ayuntamiento, a familiares de la clarividente y hasta le indicaron proporcionarle dinero para remodelar su casa. Empresas contratadas por el ayuntamiento realizaron los trabajos de manera gratuita como un favor personal para con el municipio.
El abogado que lleva el caso del alcalde se ha convertido en toda una celebridad menor; en declaraciones que ha hecho a los medios, ha aclarado que su cliente es un hombre inteligente con trayectoria política en el servicio público a quien una manipuladora, con supuestos dones espirituales, supo encontrarle una vulnerabilidad emocional, el asunto de su padre, y la supo aprovechar para explotarlo.
Lo que la nigromante no le supo adivinar al alcalde fue todo este escándalo que le costó el puesto y la cárcel.

Los muertos ya no regresan salvo el 2 de noviembre si les montan su respectivo altar. Así que más vale no fiarse de quien diga hablar con los muertos.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Leave a Comment

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.