upc4

Desde el Corazón

QUERIDA LUPITA:
Me han dicho que tenemos un Papa masón y yo por supuesto no lo creo. Pero con esto de que dará la bendición a personas del mismo sexo creo que tienen toda la razón quienes afirman que se ha infiltrado en la Iglesia. Cómo seguir confiando en él cuando va en contra del Magisterio de la Iglesia?
Alexa M.

Hermana mía, Alexa:

Vivimos una época de confusión suprema. Los titulares de diversos medios nos presentan realidades que no pueden ser entendidas en unas cuantas frases. Estamos en tiempos en que hay que leer mucho, verificar fuentes y acudir a expertos para comprobar sentencias.

Te presento dos titulares cuyo contenido lleva a diferentes conclusiones:

  1. El Papa claudica y acepta bendición para parejas homosexuales.
  2. El Dicasterio para la Doctrina de la Fe anunció que es posible bendecir a las parejas en situación irregular y a las parejas del mismo sexo, sin que ésta bendición imite el matrimonio cristiano, que sigue siendo entre un hombre y una mujer (Aleteia) Si lees el primero, enseguida puedes llevar tu pensamiento a la conclusión de que tenemos un Papa masón.
    Si lees el segundo, te interesarás en leer el contenido pues habla de una posibilidad, a la vez que de una realidad contundente: el matrimonio no cambia.
    Hace mucho, mi buen amigo Rafael Piña, compartió esta frase a sus redes sociales:

“Yo soy un católico muy básico, nada sofisticado. Si el Papa dice algo, ya sea mediante un acto magisterial, ya sea en una entrevista, que me causa “ruido” o extrañeza, lo primero que asumo es que quizá el Papa tiene algo que enseñarme y no que yo tengo algo que enseñarle al Papa”.
Y me hace mucho sentido. Soy católica y respeto la autoridad del Papa, no pretendo estar mejor informada que él sino que me siento invitada a profundizar en sus enseñanzas. Confío plenamente en la Palabra de Dios cuando dice que la Iglesia será siempre asistida por el Espíritu Santo. Siempre. Leí “Fiducia suplicans” y entendí lo que Dios nos pide ahora: menos juicios, más misericordia, ¡sin renunciar a la Verdad!. Esta frase me revela la actitud cristiana frente a tantas realidades que no comprendemos: “la bendición posee una fuerza especial que acompaña para toda la vida a quien la recibe, y dispone el corazón del hombre a dejarse cambiar por Dios”.
La verdad no fenece, ¡prevalece!. Amar significa procurar el bien del ser amado. No es señalándolo, separándolo o etiquetándolo como lograremos su bien. Es comprendiendo, acompañando, caminando juntos, que llegaremos al encuentro con La Verdad.

Lupita Venegas/Psicóloga
Facebook: lupitavenegasoficial

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.