upc4

ABEL CAMPIRANO MARÍN

La Constitución que actualmente nos rige es la de 1917 y de esa fecha hasta 2017 se ha modificado 707 veces más las del presente sexenio que ya lleva 18 y este 5 de febrero presenta otro paquete.

En el decreto del 4 de octubre de 1824, el texto de la Constitución Federal, la primera que tendría México en su vida independiente, iniciaba así: “En el nombre de Dios todopoderoso, autor y supremo legislador de la sociedad, el Congreso General Constituyente de la nación mexicana, en el desempeño de los deberes que le han impuesto sus comitentes para fijar la independencia política, establecer y afirmar su libertad y promover su prosperidad y gloria”.
Esa primera Constitución, inspirada en la norteamericana y con una ideología católica como se desprende de la lectura de su artículo 3 y reiterado por el juramento del Presidente de la República (artículo 101) en el que al asumir el cargo decía: “Juro por Dios y por los santos Evangelios, que ejerceré fielmente el encargo que los mismos Estados-Unidos me han confiado y que guardaré y haré guardar exactamente la Constitución y las Leyes generales de la Federación”.

Esta Constitución fue substituida por la Constitución del 5 de febrero de 1857, surgida como consecuencia de la Revolución de Ayutla, de corte eminentemente liberal; la que actualmente nos rige, se promulgó el 5 de febrero de 1917, fruto de la Revolución de 1910 y recogió en esencia el espíritu liberal de su antecesora inmediata orientándose hacia la democracia y la justicia social.

De 1917 a 2017, se aprobaron 233 decretos de reformas constitucionales que han modificado en 707 ocasiones la Carta Magna, más las que se han acumulado en el presente sexenio. La Constitución de 1824 constaba de 171 artículos; la de 1857 tenía 128 artículos y la de 1917 tiene 136; sin embargo, la vigente con tantas modificaciones y adiciones ha crecido al menos cinco veces.

CAMBIOS A CONVENIENCIA
Datos del Gobierno Federal al año de 2017 nos revelan que hasta ese año, de 21,382 palabras pasó a 111,783 palabras a quien se le suele llamar “Doña Parches” por tantas modificaciones que ha sufrido y que la han hecho perder su esencia.

Desafortunadamente, cada gobernante la acomoda a su modo con la complacencia irresponsable del Congreso en turno, más preocupado por la conservación del modus vivendi de Garizurieta, que decía que “vivir fuera del presupuesto es vivir en el error”, abandonando el compromiso moral y jurídico de velar por los intereses de la nación, para subordinarse a la insana pasión por el servilismo, la conveniencia y el beneficio propio.

Para que ustedes tengan una idea de cómo se ha cambiado la Constitución y el espíritu del constituyente de 1916, la Constitución Norteamericana del año 1787, en 231 años se ha reformado 27 veces; la nuestra que cumple 107 años de promulgada este 5 de febrero, ha sufrido casi 800 reformas, y eso que la norteamericana es rígida y la nuestra flexible bajo el punto de vista de las formalidades que deben observarse para ser modificada.
MÁS REFORMAS A LA CARTA MAGNA
El Presidente López Obrador ha anunciado que presentará este 5 de febrero un paquete de reformas a la Constitución –como si faltaran– en un ambicioso proyecto que pretende prolongar de facto su mandato. En la primera mitad del sexenio del señor López Obrador, ya había modificado 18 veces la Constitución, reformando 55 artículos de la misma, obviamente para satisfacer sus proyectos personales con la apariencia de estar cumpliendo con su protesta legal de “velar en todo por el bien y la prosperidad de la unión”, engatusando a los cándidos.
Dijo que serían 10 o hasta 20 iniciativas: “Espérense, si es el día 5 de febrero…, ese día las presento todas, todas. Ya estoy trabajando, son varios equipos y ese día se presentan formalmente… Alrededor de 10, pero pueden ser 20”.

Resulta una ruindad, a 4 meses de los comicios, que el Presidente presente un paquete de reformas más que absurdas a la Constitución, en las que contempla la elección popular de ministros de la Corte, magistrados de Colegiados y jueces de Distrito, quiera cambiar la estructura del INE, desaparecer las diputaciones plurinominales, modificaciones al sistema de pensiones y jubilaciones y otras ocurrencias más.

Ya basta de reformas constitucionales que buscan el provecho del gobernante y se olvidan del bien común, de la democracia y de la justicia social. ¡Presidente, deje ya en paz a la Constitución!

El documento más importante que rige a los mexicanos

NORMA ANGÉLICA TRIGO

A finales de 1915, Venustiano Carranza convocó a un Congreso para que elaborara una nueva Constitución. Los congresistas se reunieron en la ciudad de Querétaro y en el Teatro Iturbide, el 5 de febrero de 1917 proclamaron la nueva Constitución que ha permanecido vigente hasta la fecha, aunque con cientos de cambios.
La Constitución es el documento más importante que nos rige a los mexicanos, establece nuestros derechos y obligaciones. En total, el texto constitucional cuenta con nueve títulos que contienen 136 artículos y 19 transitorios.

I. De las garantías individuales.
II. De la soberanía nacional y de la forma de gobierno.
III. De la división de poderes.
IV. De las responsabilidades de los funcionarios públicos.
V. De los Estados de la Federación.
VI. Del trabajo y la previsión social.
VII. Prevenciones generales.
VIII. De las reformas a la Constitución.
IX.De la inviolabilidad de la Constitución

La Constitución de 1917 considera buena parte de los ordenamientos de la Constitución de 1857, que establecía una forma de gobierno republicana, representativa, demócrata y federal; el sistema económico y sobre todo las garantías individuales y sociales de los mexicanos.
La Constitución de 1917 reconoce las libertades de culto, expresión y asociación, la enseñanza laica y gratuita y la jornada de trabajo máxima de 8 horas, las garantías individuales y sociales de los mexicanos, por lo que todos debemos conocerla.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Leave a Comment

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.