upc4

Sergio Padilla Moreno

Un rasgo fundamental en Jesús de Nazaret es su mirada contemplativa hacia la naturaleza. En un bello pasaje del Evangelio, Jesús invita a mirar las aves del cielo y los lirios del campo para enseñarnos la confianza en la Providencia (Mt 6, 25-34). En varias de sus parábolas, Jesús hace referencia a elementos propios de la naturaleza, como el efecto de la levadura en la masa, las dinámicas propias en un proceso de siembra, etc. (Cfr. Mt 13, 33; Lc 8, 4-8; Mc 4, 27). Es claro, entonces, que Jesús contemplaba la naturaleza y esa actitud tendría que ser un rasgo claro de nuestra fe y modo de estar en el mundo.

El propio Papa Francisco nos recordaba en su encíclica Laudato si: “El Señor podía invitar a otros a estar atentos a la belleza que hay en el mundo porque él mismo estaba en contacto permanente con la naturaleza y le prestaba una atención llena de cariño y asombro. Cuando recorría cada rincón de su tierra se detenía a contemplar la hermosura sembrada por su Padre.”

Pero es importante hacer un profundo examen de conciencia y reconocer que, incluso no pocos creyentes, instrumentalizamos la naturaleza, cayendo a veces a niveles de explotación irracional o, en el mejor de los casos, simplemente la ignoramos. Es por eso que vale la pena ver el magnífico documental francés titulado “La genialidad de los árboles” (Les génie des arbres), de la directora Emmanuelle Nobécourt. En este documento fílmico se presentan los trabajos de varios importantes y reconocidos científicos de diferentes países que han demostrado que los árboles “sorprenden por su consciencia e inteligencia, tal y como lleva manteniendo desde hace años el biólogo Stefano Mancuso, autor del concepto de «neurobiología vegetal».”

Al terminar la primera parte del documental queda uno verdaderamente maravillado por lo que son y representan para la vida humana y la vida de todo el planeta, parafraseando a San Francisco de Asís, nuestros hermanos árboles. Pero en la segunda parte se expone con claridad las grandes amenazas que enfrentan. Bien lo recordaba el Papa en la citada encíclica: “Los recursos de la tierra también están siendo depredados a causa de formas inmediatistas de entender la economía y la actividad comercial y productiva. La pérdida de selvas y bosques implica al mismo tiempo la pérdida de especies que podrían significar en el futuro recursos sumamente importantes, no sólo para la alimentación, sino también para la curación de enfermedades y para múltiples servicios. Las diversas especies contienen genes que pueden ser recursos claves para resolver en el futuro alguna necesidad humana o para regular algún problema ambiental.

Concluyo con lo que dice en el documental la bióloga Janine Benyus: “Lo que me parte el corazón al ver los incendios en el Amazonas es pensar que estamos destruyendo a nuestros modelos a seguir: los árboles, justo cuando nos habíamos dirigido a ellos para preguntarles qué podemos hacer para ser como ustedes y vivir de una forma tan maravillosa en este planeta.”

Lo invitamos a ingresar a la siguiente liga para ver el documental “La genialidad de los árboles”:

https://www.youtube.com/watch?v=-vXyybvoju0

El autor es académico del ITESO, Universidad Jesuita de Guadalajara – padilla@iteso.mx

Tags: Arte

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.