upc4

José de Jesús Parada Tovar

Un arduo y cuidadoso trabajo significó, durante varios meses, la revisión y adecuación de los Estatutos del Venerable Cabildo de la Santa Iglesia Catedral Basílica Metropolitana de Guadalajara, que “son una guía de comportamiento de todos y cada uno de sus miembros”. Para el caso, fueron aprobados y presentados por el Sr. Cardenal Arzobispo José Francisco Robles Ortega, y están vigentes a partir del primer día de 2020, según lo hizo saber el Canónigo Víctor Daniel Contreras Orozco, Presidente de dicho Cabildo.

La publicación, impresa en Editorial Amate, consta de 54 páginas e incluye, en su inicio, un Proemio Histórico que de manera sucinta aporta datos acerca de la creación del Obispado Compostelano (así llamado de origen, pero que nunca tuvo su sede en la Compostela, hoy de Nayarit) el 13 de julio de 1548; de la nueva Catedral, que en su actual ubicación, pero aún con torres y retablos inconclusos, entró en funciones en 1618; de su consagración en 1716; de su reconocimiento como Basílica Menor el 1 de enero de 1939, y de la elevación de la Diócesis al rango de Arquidiócesis el 26 de enero de 1863. En este mismo apartado se asienta que desde 1554 existe aquí el Cabildo Catedralicio, y también aparece una fotocopia de la primera Acta de ese órgano colegiado del Gobierno de la Iglesia local, y su transcripción.

Otro apunte interesante de la breve crónica resalta que, en estos cuatro y medio siglos, 31 eclesiásticos han alcanzado la dignidad de Obispos habiendo sido previamente Canónigos de la Catedral tapatía, entre ellos cuatro Arzobispos de esta misma Sede: Pedro Espinosa y Dávalos, Jacinto López Romo, José Garibi Rivera y José Salazar López -los dos últimos, Cardenales-.

Igualmente, puede leerse el Decreto aprobatorio de los Estatutos, firmado por el Arzobispo Metropolitano, José Francisco Robles, y en el que especifica que “al Cabildo…, como Colegio de Sacerdotes, le corresponde celebrar las funciones litúrgicas más solemnes en la Catedral y cumplir aquellos oficios que el Derecho o el Obispo Diocesano le encomiende”, según prescribe el Canon 503 del Código de Derecho Canónico.

Los pormenores

El Capítulo I, de cuatro que comprenden los Estatutos, alude a la Constitución y Estructura del Cabildo y estatuye su Ser y Quehacer. Tal es la importancia de este cuerpo colegiado (que suele existir y operar sólo en las Diócesis muy antiguas), que su innovación o supresión requiere la anuencia de la Santa Sede.

Únicamente al Obispo Diocesano, habiendo escuchado al Capítulo de Canónigos, compete el nombramiento de los Capitulares, tratándose de “Sacerdotes que, destacando por su doctrina e integridad de vida, hayan desempeñado meritoriamente su ministerio”.

Cabe advertir que prácticamente todo el Articulado se basa en los ordenamientos específicos que para el caso dicta el Código de Derecho Canónico, aunque hay señalamientos particulares, actualizados y adecuados, sugeridos por el propio Cabildo y autorizados por el Arzobispo.

Por votación secreta entre los Canónigos se elige al Presidente por un período de tres años, con opción a ser reelecto por una vez, siempre con la aprobación del Pastor Metropolitano. El actual Presidente, también Párroco de San Miguel del Espíritu Santo, Sr. Cura Víctor Daniel Contreras, asumió ese cargo a partir de 2021 en reemplazo del Canónigo Rafael González Reynoso, Párroco de San José de Analco.

Adicionalmente a los mencionados, conforman por ahora este Colegio Capitular los Canónigos Carlos Álzaga Díaz, Fernando Lugo Serrano, Valentín Ruiz Durán, Héctor Tomás Gómez Mendoza, Sotero Torres González, Florentino Gómez Pérez, Enrique González Conchas, José Guadalupe Dueñas Gómez -Párroco del Santuario de Guadalupe-, Daniel Rosales Hernández y Luis Enrique Silva Álvarez -Párroco de Nuestra Señora del Sagrario-.

OTRAS RESPONSABILIDADES

Conforme a la Estructura del Cabildo, además de su Presidente, que lo encabeza, coordina y convoca, hay otros cargos u oficios, como el de Chantre, que desempeña el Capitular Carlos Álzaga, responsable de la música y los cantos en las solemnidades de la Catedral, de acuerdo con el Coro de Infantes y la Escuela Diocesana Superior de Música Sagrada, y al cuidado también de conservar y actualizar el archivo musical histórico catedralicio.

El Canónigo Penitenciario es nombrado por el Arzobispo y tiene especiales facultades para el Sacramento de la Reconciliación. A la fecha, los Canónigos suelen turnarse para oír confesiones y absolver penitentes a diversas horas en la Catedral.

A su vez, el Rector de esta iglesia madre vela por la limpieza y la seguridad del templo y sus anexos y todo lo que contiene; se ocupa del decoro de las celebraciones litúrgicas y lo que ello conlleva, además de proveer y coordinar a todo el Personal de servicio: diáconos, ceremonieros, religiosas, sacristanes, organistas, cantores, monitores, acólitos, lectores, campaneros, aseadores, etcétera.

Por su parte, el Secretario lleva la documentación oficial del Cabildo y su archivo; constata los acuerdos y los notifica; redacta las actas de todas las reuniones y toma asistencia de los concurrentes a todas las juntas ordinarias de los martes, así como de los diarios participantes, desde los sitiales del Coro, en el rezo matutino de Laudes y el de Vísperas, por la tarde. Terminados los Laudes (en los que toma parte también la asamblea de fieles), los Capitulares concelebran la denominada Misa Conventual, a las 9.30 de la mañana.

A su vez, el Tesorero administra los recursos económicos de ese Cuerpo colegiado. Cabe apuntar que, provisionalmente, por ahora es el Rector de la Catedral, Canónigo Valentín Ruiz, quien funge también como Secretario y Tesorero del Cabildo. Todos los martes sesiona el Capítulo Catedralicio, y sus integrantes acostumbran aportar una voluntaria cantidad, destinada a dispensar ayuda material y económica a menesterosos que pululan por el primer cuadro citadino, así como a otras personas necesitadas.

Los Estatutos especifican, al detalle, absolutamente todo lo referente al Culto Divino en la Catedral Basílica de La Asunción, al igual que las facultades y obligaciones de cada miembro que interviene en el servicio, sea eclesiástico, consagrado o laico, terminó puntualizando el Canónigo Presidente.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.