upc4

PBRO. JOSÉ ANTONIO LARIOS SUÁREZ.

Después de la pacificación en el Mixtón, los indígenas se encontraban ahora en su misma geografía, pero en una estructura cultural muy diversa a la suya; temerosos de los españoles avecindados en la cercana Guadalajara, cada vez más poderosa, temerosos de otros indígenas, denominados por ellos mismos como “salvajes”, que asolaban sus tierras, por ello se acogían a la pequeña ermita de la Virgen.
La comunidad española vivía también la desolación, lejos de España y de otras comunidades más numerosas como Valladolid o México, apenas fiados en las palabras de los indígenas del valle de Atemajac, asolados por bandas de chichimecas que saqueaban e incendiaban casas y capillas. A sus oídos llegó la fama de intercesión y milagros de la Virgen y se interesaron por estar allí, aunque de momento sin fruto ese deseo.

Zapopan ya era parroquia diocesana en el año de 1600, establecida en la rudimentaria iglesia de la Virgen, en 1609 esta primitiva iglesia se derrumbó destruyéndose todo y salvándose sólo la imagen de la Virgen, la ruina dio origen a que sacaran la imagen en petición de limosnas; los demandantes la llevaban por el extenso obispado pidiendo ayuda económica y pregonando la historia y milagros, para 1646 ya se contaba con el nuevo templo.

Esto provocó que Guadalajara estuviera pendiente de este fenómeno religioso y social, aumentando la curiosidad
de los españoles de la ciudad que pugnaban por formar parte del misterio, pero las leyes impedían a los españoles entrar a la iglesia de indígenas.
El segundo párroco de Zapopan, don Diego de Herrera, hombre letrado de aquellos años, pastor observador y atento a la vida y costumbres de sus fieles, advirtió las conversaciones que los indígenas sostenían ante la imagen de la Virgen y la constante visita de otros más, venidos de muy diversos lugares, no tardó en realizar una investigación del origen de la imagen y de los milagros atribuidos a su intercesión.

EL TÍTULO DE “TAUMATURGA” (MILAGROSA).
Don Diego de Herrera, informa sobre su investigación al obispo Ruiz Colmenero, quien nombra una comisión de investigadores de los milagros, todos ellos sacerdotes jesuitas, comprobados los milagros con los recursos del tiempo, el propio obispo declara la verdad de los mismos en 1653, y le da el título de Taumaturga (milagrosa).
En 1654 el Obispo Colmenero elevó su templo a la categoría de Santuario, con tal título se pudieron abrir las puertas tanto a indígenas como a españoles, no sin el reconcomio de aquellos que sentían amenazada su posesión de la Virgen.

DE INMACULADA A NUESTRA SEÑORA DE LA EXPECTACIÓN.
En ese mismo 1654 el Obispo trasladó la fiesta de la Virgen del 8 de diciembre al 18 del mimo mes,  esta de la Expectación de María. El cambio de fecha y título obedeció a que el obispo deseaba participar en la fiesta de la Virgen, de la que se constituyó a sí mismo mayordomo principal, pero no podía hacerlo el 8, ya que era  esta de obligación en todo el imperio español y por tanto había de celebrar el obispo en su catedral.

EL NOMBRE DE VIRGEN DE ZAPOPAN.
A partir de la elevación de su templo a santuario, con la participación tanto de indígenas como de españoles en el culto, se empezó a revestir la imagen a la usanza española, la hermana del párroco, doña Antonia de Herrera, cumplía ya con esta función.
La afirmación de la iglesia de Zapopan como santuario confirmó el proceso de integración racial, favoreciendo el desarrollo de la nueva identidad que los españoles buscaban, Zapopan y Guadalajara quedaron unidos y orientados permanentemente en un proyecto de crecimiento.
En este siglo XVII la imagen empieza a ser llamada “Virgen de Zapopan”, dejando atrás el título de la Inmaculada e incluso pasando sobre el reciente título de la Expectación, no se trató de una simplificación lingüística, esto revela el poderoso caudal inculturador en una imagen mariana vestida a la usanza española con un nombre indígena.

Para este nombre no fue fruto de un decreto o instrucción pastoral, se lo dio la comunidad cristiana, paradójicamente, la comunidad española de Guadalajara, y que la comunidad indígena hizo inmediatamente suyo y con razón de más.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.