upc4

Pbro. Eduardo Michel Flores

Una vez un joven se me acercó y me preguntó: “Padre, ¿cada cuándo tenemos que confesarnos?”, entonces yo le dije: “¿Por qué me preguntas eso?”, él me respondió: “Es que el otro día estaba platicando con un amigo, que es católico como yo, y le pregunté que él cada cuándo se confesaba y me dijo que cada seis meses o cada año, yo le dije que yo me confesaba cada mes o mes y medio, y él me dijo que no fuera tan mojigato, que me confesara un par de veces al año era eso suficiente. Yo, como no sabía que contestar, mejor quise venir a preguntar”.

Yo le dije: “Mira, la Iglesia no nos dice cada cuándo tenemos que confesarnos, porque eso depende de cada persona, de sus circunstancias y de su conciencia, la Iglesia nos recomienda que nos confesemos con frecuencia, pero no nos dice cada cuánto tiempo tenemos que hacerlo, pero sí nos dice que nos debemos confesar por lo menos una vez al año por pascua florida, precisamente para prepararnos a la celebración más importante de nuestra fe, pero decidir la frecuencia con la que una persona debe confesarse es una cuestión personal y depende de cada uno”.

La Iglesia recomienda que los fieles se acerquen al sacramento de la confesión o penitencia con regularidad. La frecuencia puede variar según las circunstancias particulares y la conciencia de cada persona, pero generalmente se aconseja que los fieles participen en este sacramento al menos una vez al año, especialmente durante la temporada de Cuaresma, como preparación espiritual para la celebración de la Pascua.

Además, la Iglesia exhorta a los fieles a recibir el sacramento de la confesión cada vez que han cometido un pecado grave o mortal y desean reconciliarse con Dios y con la comunidad cristiana, que es la Iglesia.

Los fieles también pueden recibir el sacramento cuando sienten la necesidad de recibir el perdón y la orientación espiritual de un sacerdote, incluso si no han cometido pecados mortales. Es importante tener en cuenta que la frecuencia con la que uno debe recibir el sacramento de la confesión puede variar según las circunstancias individuales y la conciencia personal.
Para responder a la pregunta ¿cada cuánto tiempo debemos confesarnos? Se debe distinguir entre pecado mortal y pecado venial. En el caso de una persona que comete un pecado mortal, se debe confesar inmediatamente después de haberlo cometido, a fin de obtener inmediatamente el perdón y evitar el infierno en caso de muerte. Si no es posible confesarse inmediatamente por falta de un sacerdote, al menos debe pedir perdón a Dios por el pecado cometido y buscar la confesión sacramental lo más pronto posible.
La confesión individual e íntegra y la absolución constituyen el único modo ordinario con el cual el fiel, consciente del pecado cometido, es reconciliado con Dios y con la Iglesia. En el caso de los pecados veniales: si una persona comete sólo pecados veniales, el tiempo que puede transcurrir entre una confesión y otra depende de la sensibilidad espiritual de cada uno. Algunos santos se confesaban diario.

La Iglesia, como buena madre, indica en sus preceptos un mínimo a cumplir: “Confesarse por lo menos una vez al año”. Según el parecer de experimentados sacerdotes confesores, es conveniente para un cristiano que habitualmente no comete pecados mortales, confesarse al menos una vez al mes, o a más tardar cada dos meses, para renovar la gracia, pero quien comete pecados mortales debe confesarse inmediatamente, apenas pueda.


Que Dios los bendiga. Nos leemos la próxima semana.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.