upc4

Pbro. Eduardo Michel Flores

En una ocasión, un joven me preguntó: “Padre, ¿es pecado no votar en las elecciones? Porque un amigo me dijo que él no va a votar en las elecciones y yo le dije que eso era pecado, pero él me dijo que no. Yo, como no sé bien, mejor vine a preguntar”. Entonces yo le dije: “La enseñanza de la Iglesia sobre la obligación moral de votar en las elecciones no se limita a una afirmación de que no votar es pecado. Más bien, la Iglesia enfatiza la importancia del ejercicio responsable de los derechos civiles, incluido el voto, como parte del deber de los ciudadanos de contribuir al bien común y a un orden social justo”.
En la enseñanza de la Doctrina Social de la Iglesia se reconoce el deber de participar en la vida pública y política como una forma de promover el bien común y defender los derechos y la dignidad de todas las personas. El Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia, por ejemplo, destaca la importancia de la participación política activa y responsable como parte del compromiso cristiano con la construcción de una sociedad justa y solidaria.

Sin embargo, la Iglesia también reconoce que hay circunstancias en las que las personas pueden enfrentar dificultades o dilemas éticos que influyen en su capacidad para participar en las elecciones. Por ejemplo, puede haber situaciones en las que las opciones políticas disponibles sean moralmente problemáticas o donde la participación en el proceso electoral no parezca tener un impacto significativo en la promoción del bien común.

La Iglesia enfatiza la importancia del discernimiento individual y la conciencia informada al tomar decisiones sobre la participación en las elecciones. Cada persona debe considerar cuidadosamente las implicaciones éticas de su participación o no participación en el proceso electoral, teniendo en cuenta los principios morales y el contexto específico en el que se encuentre.

La Doctrina Social de la Iglesia ofrece principios éticos y directrices que pueden aplicarse al deber de emitir el voto en las elecciones.

Aquí hay algunos aspectos relevantes.
Participación cívica: La Doctrina Social de la Iglesia enfatiza la importancia de la participación activa de los ciudadanos en la vida pública y política. Esto incluye el ejercicio del derecho al voto como una forma de contribuir al bien común y promover la justicia en la sociedad.
Responsabilidad y conciencia: La participación en las elecciones implica una responsabilidad moral y requiere discernimiento consciente por parte de los votantes. La Doctrina Social de la Iglesia subraya la importancia de votar de acuerdo con la conciencia informada y los principios éticos, considerando el bien común y los valores cristianos.
Promoción del bien común: El voto debe estar guiado por el deseo de promover el bien común y la dignidad humana. La Doctrina Social de la Iglesia llama a los ciudadanos a considerar cómo sus elecciones políticas afectarán a los más vulnerables y marginados de la sociedad, y a votar en consecuencia.
Participación constructiva: La Doctrina Social de la Iglesia alienta una participación política constructiva y orientada al bien común. Esto implica buscar soluciones justas y solidarias a los problemas sociales y económicos, y trabajar por el bienestar de todos los miembros de la sociedad.
La Iglesia subraya la importancia de emitir el voto como parte del compromiso cívico y social, y la necesidad de una participación política activa y responsable como parte del deber de los ciudadanos de contribuir al bien común y promover la justicia y la solidaridad en la sociedad.

Hasta la semana próxima, si Dios quiere

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Leave a Comment

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.