upc4

Pbro. Eduardo Michel Flores

En una ocasión, un joven me preguntó: “Padre, ¿qué es el Depósito de la Fe y la Tradición Apostólica?, porque el otro día escuché a un Sacerdote que dijo que las fuentes a las que tenemos que acudir para tener la seguridad de que estamos profesando la fe de los Apóstoles, la enseñanza perenne de la Iglesia, son el Depósito de la Fe y la Tradición Apostólica”, yo le respondí: “El Depósito de la Fe es el conjunto de verdades eternas reveladas por Dios, que deben ser creidas por los fieles para salvarse, y que no cambia con el paso del tiempo, y está contenido en la Sagrada Tradición y en la Sagrada Escritura, y fue confiado por los Apóstoles al conjunto de la Iglesia.

La Tradición Apostólica es la transmisión viva del Evangelio, como fuente de toda verdad salvadora y de toda norma de conducta, llevada a cabo por los Apóstoles con la asistencia del Espíritu Santo. En la Iglesia, Depósito de la Fe y Tradición Apostólica son conceptos fundamentales para entender la transmisión y la preservación de la enseñanza y la fe cristianas a lo largo de los siglos. Estos conceptos reflejan la comprensión de cómo la revelación divina se transmite y se mantiene en la vida de la Iglesia”.
El Depósito de la Fe se refiere al conjunto completo de la enseñanza revelada por Dios, que se encuentra en las Sagradas Escrituras y en la Tradición Apostólica, es el patrimonio de fe que, confiado a la Iglesia, exige ser transmitido por ella fielmente y explicado sin errores. Al Depósito de la Fe pertenece la Palabra de Dios escrita, los dogmas, los sacramentos, la moral y el orden jerárquico constitutivo de la Iglesia. Este depósito incluye las verdades fundamentales de la fe cristiana, como la Santísima Trinidad, la Encarnación, la Redención y otros dogmas que la Iglesia considera esenciales para la salvación.

La Sagrada Escritura, compuesta por el Antiguo y el Nuevo Testamento, es una parte importante de este depósito, ya que contiene la Palabra de Dios escrita y es reconocida como la autoridad divinamente inspirada. Además de la Escritura, la Tradición Apostólica es una parte integral del Depósito de la Fe. La Tradición Apostólica incluye las enseñanzas orales, prácticas litúrgicas, y la interpretación auténtica de las Escrituras transmitidas por los Apóstoles a sus sucesores, los Obispos, y a la comunidad cristiana.
La Tradición Apostólica se refiere a la transmisión viva de la fe, desde los Apóstoles hasta el presente, a través de la sucesión apostólica y la enseñanza de la Iglesia. Esta tradición abarca tanto las enseñanzas explícitas de los Apóstoles como sus prácticas y la manera en que celebraron los sacramentos. Los Obispos, como sucesores de los Apóstoles, desempeñan un papel crucial en la preservación del Depósito de la Fe y de la Tradición Apostólica.

La Iglesia considera que la sucesión apostólica, que es la transmisión del ministerio episcopal desde los Apóstoles hasta los Obispos actuales, asegura la continuidad y la autenticidad de la enseñanza apostólica. La autoridad magisterial de la Iglesia, ejercida por el Papa y los Obispos en comunión con él, tiene la responsabilidad de interpretar y salvaguardar la integridad del Depósito de la Fe a lo largo del tiempo.

El Depósito de la Fe y la Tradición Apostólica son elementos interrelacionados que subrayan la importancia de la transmisión fiel de la enseñanza de los Apóstoles, tanto a través de la Sagrada Escritura como de la Tradición viva de la Iglesia.

Hasta la próxima semana, si Dios quiere.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.