upc4

PBRO. EDUARDO MICHEL FLORES

En una ocasión, al terminar la misa, un señor que acostumbraba frecuentar la misa diaria, se me acercó y me preguntó: “Padre, ¿se puede celebrar Misa exequial para una niña de 4 años?”, yo le respondí: “¿Por qué me pregunta eso?”, entonces él me dijo: “Es que hace un par de horas una familia vecina de mi calle sufrió la pérdida de su hijita de 4 años que llevaba un tiempo enferma, y como saben que yo vengo a Misa diario me preguntaron si sabía si se podía celebrar una Misa por su eterno descanso, porque no estaban seguros y querían saber”.
“Recordé que cuando yo tenía 9 años un hermano mío nació mal y pocas horas después murió, y mis padres lo enterraron sin Misa y nos explicaron a mí y a mis hermanos que él era como un ángel de Dios, por eso no necesitaba Misa, por eso les dije a mis vecinos que yo creía que no se podía, pero como no estaba seguro, les dije que iba a preguntar en la parroquia, por eso vine a preguntar”.

Entonces yo le dije: “Efectivamente, una Misa exequial tiene como fin primero rogar a Dios por el eterno descanso de quien ha muerto, es decir, pedir que Dios perdone los pecados que hubiera tenido la persona que falleció al momento de su muerte, en ese sentido, un niño pequeño ¿qué pecados puede tener?, por eso no es necesario celebrar una Misa por su eterno descanso; pero ese no es el único fin de una Misa exequial, también tiene como fin dar consuelo y fortaleza a los deudos, como en este caso; los papás pueden solicitar Misa por su hijita de 4 años para encomendarla a Dios y para fortaleza y consuelo de ellos”.

En la Iglesia es posible celebrar una Misa exequial por un menor de edad. La Iglesia reconoce la importancia de honrar y rezar por aquellos que han fallecido, sin importar su edad. La Misa exequial, también conocida como Misa de difuntos o funeral, es una celebración litúrgica que se realiza para encomendar el alma del difunto a la misericordia de Dios y para consolar a los familiares y amigos que han perdido a un ser querido.
En principio en la Iglesia se celebra Misa exequial por quienes han alcanzado la edad de la discreción, puesto que la Misa exequial tiene como finalidad pedir
por los pecados de quien falleció, y se cree que un menor de edad no ha cometido pecados graves, y que al morir se va directo al cielo, por eso hay padres de familia que conscientes de ello no solicitan Misa exequial por un menor de edad; sin embargo, en la Iglesia se puede celebrar Misa exequial para personas de cualquier edad, incluso recién nacidos, bautizados o no, si los padres lo solicitan, porque además de pedir por el eterno descanso de quien ha muerto la celebración ofrece consuelo y fortaleza a los deudos.

Tanto en el Misal Romano como en el Ritual de Exequias existen los formularios para la celebración de una Misa por un menor. Solo se debe distinguir en los textos si el niño fue bautizado o no. Está celebración, más que rogar por el eterno descanso del niño o por el perdón de sus pecados, pide fortaleza para los papás que sufren porque han perdido a su pequeño.

La Iglesia considera que todos los seres humanos, incluidos los niños, son miembros del Cuerpo de Cristo y merecen un funeral digno. En el caso de los niños fallecidos, la Misa exequial puede ser una oportunidad para recordar y honrar la vida del niño, así como para ofrecer consuelo y apoyo a la familia y amigos.

Dios los bendiga, nos leemos la próxima semana.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.