upc4

José Rubén Alonso González

Los discípulos de Jesús, tras su muerte en la cruz, al tercer día de haber sido sepultado, se presentó ante ellos con este saludo: “¡La paz esté con ustedes!”. Ellos, por su voz y las heridas lo reconocieron, como momentos antes en el lugar del sepulcro, María, la de Magdala, lo había reconocido por su voz. Él, volvió a saludarlos: “¡La paz esté con ustedes!”.

Las palabras en la Sagradas Escritura son creadoras y presencia a la vez: Y dijo Dios, ¡hágase”, y se hizo; luego, Juan, se refiere a Jesús, el Cristo, como la Palabra hecha carne, que puso su morada entre nosotros. Las palabras, además, no van aisladas, están acompañadas de obras, inseparables, emparejadas, como Mateo expone en su evangelio. Incluso, en la Biblia se consigna la Palabra revelada, con dichos y hechos que narran en la historia humana, aún contradictoria y en tensión, la acción divina.

Es la fuerza de la palabra, incluso a lo largo de la historia humana como se construye o se destruye, se puede tranquilizar, serenar, o bien alterar y sobresaltar; las palabras provocan, pues llaman al interlocutor. Con la palabra se describe lo que se ve, lo que se siente, lo que se cree, lo que se espera; la palabra nos representa.

¿De qué manera con la palabra se puede construir la paz?

Francisco, en su mensaje dirigido a los participantes del Congreso Mundial de Comunicación de la organización Signis, con el tema “La paz en el mundo digital”, y que se realizará en Corea del Sul del 15 al 18 de agosto próximo, nos ofrece unas pistas:

Primero, el Papa parte de lo “bueno” que implican los medios digitales: “La revolución de los medios digitales de las últimas décadas ha demostrado ser un medio poderoso para fomentar la comunión y el diálogo dentro de nuestra familia humana”.

Pero alerta que su uso, “especialmente de las redes sociales, ha planteado una serie de graves problemas éticos que exigen un juicio sabio y perspicaz por parte de los comunicadores y de todos aquellos preocupados por la autenticidad y la calidad de las relaciones humanas. A veces y en algunos lugares, los sitios de medios se han convertido en lugares de toxicidad, discurso de odio y noticias falsas”.

La ruta, como agenda temática, plantea, está en tres líneas “educación en medios”, “creación de redes de medios católicos” y “lucha contra las mentidas y la desinformación”, con atención especial en “la necesidad de ayudar a las personas, especialmente a los jóvenes, a desarrollar un sano sentido crítico, aprendiendo a distinguir la verdad de la falsedad, el bien del mal, el bien del mal, y a apreciar la importancia de trabajar por la justicia, la concordia social y el respeto a la casa común”.

Pero a la vez, no perder de vista que muchas comunidades “permanecen excluidas del espacio digital”, por lo que hay que hacer “de la inclusión digital una prioridad de su planificación organizacional”, pues con ello se contribuirá “a la difusión de una cultura de paz basada en la verdad del Evangelio”.

¿Y qué no decir de quienes hacen de la palabra diaria, mañanera, un estímulo a la polarización, la confrontación y la descalificación? Si la violencia comienza y se alimenta con la palabra, con ella también se construye la paz, pero para ello habrá que librarla de adjetivos sobre las personas.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.