upc4

LA PALABRA DEL DOMINGO

JUAN LÓPEZ VERGARA

El santo Evangelio, que nuestra Madre Iglesia celebra hoy, presenta el pasaje del milagro de la suegra de Pedro, quien al verse curada por Jesús se transformó en una persona colmada de gratitud, y dio testimonio de su gratitud, sirviéndolos; y, también, una excelsa narración, revelatoria de Jesús: el Hombre venido de Dios, quien dedicó su vida a evangelizar (Mc 1, 29-39).

ES DE GENTE BIEN NACIDA SER AGRADECIDA
Después de que Jesús salió de la sinagoga en compañía de Santiago y Juan, fue a casa de Simón y Andrés. Le informaron que la suegra de Simón estaba enferma (véanse vv. 29-30). Jesús se “acercó y tomándola de la mano, la levantó. En ese momento se le quitó la fiebre y se puso a servirles” (v. 31). Dentro de su sencillez, el relato es muy vivo, parece como si escucháramos a los testigos oculares, ¿acaso al propio Pedro? Ningún otro relato de Marcos suena tanto a recuerdo lejano y próximo a la vez.
El gesto transmitido por el contacto de la mano entraña una profunda carga simbólica que nos hace pensar en la oración del salmista: “tu diestra me sostiene” (Sal 63, 9). El verbo “levantar” en el lenguaje de las comunidades cristianas evocaba la resurrección. El milagro no tiene objetivo apologético cuanto valor de revelación.
El poder de Jesús nos levanta de nuestra postración al manifestarnos la verdadera libertad gracias a la cual somos capaces de servir. El evangelista destaca que al ser sanada la suegra de Simón se dedicó a servirlos mostrando su actitud como un voto de gratitud al Señor, dando así vida a aquello que tanto escuché decir y testimoniar a mi queridísimo papá Fernando: “Es de gente bien nacida ser agradecida”.

JESÚS TOMA RESOLUCIONES DECISIVAS EN LA ORACIÓN
Después vemos un texto descriptivo de las curaciones y exorcismos dispensados por Jesús, quien prohibió a los demonios publicar su misterio (véanse vv. 32-34). Los demonios conocían quién es Jesús, pero no hubieran sabido decir cómo realizaría su misión.
El Señor enseguida se retiró para encontrarse más íntimamente con su Padre, “cuando todavía estaba muy oscuro, Jesús se levantó, salió y se fue a un lugar solitario, donde se puso a orar” (v. 35).
¡La oración es el momento en que Jesús toma resoluciones decisivas!

“RECORRIÓ TODA GALILEA, PREDICANDO EN LAS SINAGOGAS Y EXPULSANDO DEMONIOS”
Al encontrarlo, Simón y sus hermanos le participaron que todos lo buscaban (véanse v. 36-37). Jesús, entonces, dijo: “Vamos a los pueblos cercanos para predicar también allá el Evangelio, pues para eso he venido” (v. 38). El Señor se muestra contrario a cualquier acaparamiento, y huye de toda posible instrumentalización de los designios del Padre.
San Marcos termina con una frase sumaria que asegura que Jesús se decidió a abolir cualquier clase de fronteras, y por eso “recorrió toda Galilea, predicando en las sinagogas y expulsando los demonios” (v. 39).
Muy apreciables lectores, para actualizar la Palabra de Dios ofrecida el día de hoy, quiero compartir algo muy hermoso que aprendí del Padre Miguel Rodríguez García, tan humilde y tan sabio, muy querido y admirado maestro de muchas generaciones, quien ya se encuentra gozando en la Presencia del Buen Dios. Nos enseñó que en el texto griego dice, “para eso he salido” (v. 38). El verbo ‘salir’ sugiere la apertura del Señor Jesús, su absoluta disponibilidad y anhelo misionero y, en un primer sentido es que salió de Cafarnaún (véase Mc 1, 21 y 1, 29), pero el sentido más profundo es que Jesús, el Hombre venido de Dios, ‘salió’ del Padre para ser portador de la Buena Nueva (compárese Jn 8, 42).

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Leave a Comment

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.