upc4

Desde el Corazón

LUPITA:
Me siento estancado. No encuentro pareja, he vivido una decepción tras otra. Me entrego y no me corresponden. Vivo, además, problemas en mi trabajo y en mis relaciones con la familia y amigos. Siento que nadie me entiende y reclamo a Dios porque no me dio la vida que otros tienen. Quiero salir de esto y no sé cómo hacerlo.
Joaquín B.

HERMANO MÍO, JOAQUÍN:
Somos felices cuando aceptamos con paz nuestra realidad, y confiamos en que lo mejor siempre está por venir. Los creyentes sabemos que “todo pasa para bien de los que aman al Señor” (Rom. 8, 28).
Si miras al pasado con frecuencia y te anclas en él, sucede lo mismo que cuando una embarcación tira el ancla. Se quedará en el mismo lugar y así seguirá hasta que leve el ancla.

La embarcación que conoce su destino, sabe que no va a quedarse en donde decidió descansar porque así lo quiso o así convenía, sino que proseguirá hasta puerto seguro.
Recuerda quién eres y el destino que tienes. Como hijo de Dios, ¡tu destino es el Cielo!

Así que si quedaste varado por cualquier motivo, has de levar el ancla y continuar tu camino.

Renegar de tu realidad te convierte en víctima, pero no lo eres. Una víctima está atada de manos y pies, tiene la boca amordazada y no puede hacer nada. ¡Tú sí puedes actuar, cambiar tu actitud y bendecir tus días!
El pasado ya pasó y no lo puedes cambiar. Es inútil y absurdo pretender que sea distinto. Es como es.
Da gracias por todo lo que sí tienes hoy, deja de pensar en lo que quisieras que fuera diferente. Valora tus talentos, tu realidad, las personas que siguen contigo. Desde el Evangelio y las neurociencias surgen cinco recomendaciones ultra-eficaces para liberarte de resentimientos:

  • A.Vive en el presente agradeciendo por todo lo que sí tienes.
  • B. Recuerda quién eres y a dónde te diriges.
  • C.Perdona a quienes pudieron herirte en el pasado.
  • D.Reconoce tus propios errores y haz de ellos maestros de felicidad.
  • E. Pide perdón sinceramente por tu falta de humildad, por la actitud que te ha hecho pensar que los demás te deben algo, no es así.

La Palabra de Dios te llama: “Ya no recuerdes el ayer, no pienses más en cosas del pasado. Yo voy a hacer algo nuevo y verás que ahora mismo va a aparecer” (Is. 43, 18-19).

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.